viernes, 20 de enero de 2017

Fassbender es un asesino suelto


Assassin’s Creed, la película que adapta la exitosa saga de ese videojuego a la pantalla grande, se estrena en Bolivia y trae consigo la particularidad de fusionar a la perfección el mundo de fantasías y los hechos históricos.

Este comienzo de saga está protagonizado y producido por el germano-irlandés Michael Fassbender (Magneto en tres de las entregas de X-Men). El alemán dos veces nominado al Óscar por 12 años de esclavitud y Steve Jobs, se cargó al hombro este filme y con su productora DMC Films formó un equipo junto con el director Justin Kurzel (Macbeth) y los ganadores del Premio de la Academia, la francesa Marion Cottillard y el británico Jeremy Irons.

El filme aborda el eterno conflicto entre la Orden de los Templarios y el Credo de los Asesinos, dos grupos antagónicos que se enfrentan por el poder del mundo, mientras los primeros buscan el control de la población, los segundos defienden el libre albedrío.

Fassbender encarna a Aguilar, el último de los Asesinos muerto en el siglo XVI, y a su descendiente 500 años después, Cal Lynch, que lleva en su sangre ser asesino y es salvado de una condena a muerte por Industrias Abstergo, que sirve a los Templarios.

Desde su estreno en EEUU la película ha dividido a la crítica. Muchos aplauden la versión de Fassbender y otros la ‘destruyen’ por no tener los mismos elementos del videojuego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario