miércoles, 11 de enero de 2017

Aventura para huir de sus propios miedos: Un monstruo viene a verme

ARGUMENTO

Conor sólo tiene trece años, pero sabe perfectamente qué va a pasar poco después de la medianoche. Va a tener la misma pesadilla otra vez, esa “pesadilla llena de oscuridad, de viento y de gritos”. Ha sido así desde que su madre cayó enferma. Aunque esa noche parece diferente. Conor escucha una voz que le llama desde el jardín. Frente a la casa hay una antigua iglesia, con su cementerio… y un viejo árbol, un tejo que se ha transformado en un monstruo ante los ojos de Conor. De la mano de esa criatura, Conor emprende noche tras noche una nueva aventura para huir de sus propios miedos… hasta que reúna el valor suficiente para enfrentarse a su peor pesadilla, a su propia historia: la verdad.

INTRODUCCIÓN

“Todos tenemos historias. Historias que descubrimos de niños. Historias que relatamos de mayores. Algunas nos ayudan a explicarnos y otras, a entendernos. Pero, ¿qué hace de un relato una buena historia? ¿Qué hace que algunas historias queden grabadas en nuestra mente para siempre?

Le estaba dando vueltas a esas preguntas cuando descubrí Un monstruo viene a verme, el libro de Patrick Ness. La novela me impactó, me arrastró de inmediato por su profundidad emocional y psicológica. En ella coincidían algunos temas que ya aparecían en mis anteriores películas, y encontré una profunda reflexión sobre el poder de las historias. Decidí que sería mi siguiente filme. Además de invitarme a contar una historia preciosa, me iba a permitir sumergirme en un trabajo que arrojara luz sobre el sentido último de mi profesión.

Adaptar un libro no es fácil. Tanto los actores como el resto del equipo teníamos que levantar un mundo a la altura del creado por Patrick y del imaginado por los lectores de la novela”: J.A. Bayona, director.

No hay comentarios:

Publicar un comentario