viernes, 11 de noviembre de 2016

Documental Nana compite en el Festival de Torino de Italia



La opera prima de la joven realizadora boliviana Luciana Decker, Nana, formará parte de la competencia oficial de la versión número 34 del Festival de Torino, en Italia. El encuentro cinematográfico se realizará del 18 al 26 de noviembre.

En La Paz, el estreno comercial del documental Nana se realizará hoy, a las 19:30, en la Cinemateca Boliviana. El filme también ha clasificado para la competencia de otros festivales, como el Festival Pachamama, en Brasil, y el Festival Transcinema, en Perú.

Decker (de 23 años) podría considerarse la directora de cine más joven del país, ya que este largometraje lo inició cuando tenía 19 años. Aunque ella es reacia a las etiquetas, se siente muy contenta de que su primera película haya clasificado en un festival de estas características.

"Emocionada de que Nana sea reconocida y gustada en un festival tan grande. También están felices la Nana, mi familia y amigos, orgullosos todos de que la película esté allí. Igual estoy un poco nerviosa de que todo salga bien en la proyección, de que entiendan lo que se habla y me gustaría ver cómo serán sus reacciones allá”, apuntó Decker.

El Festival de Cine de Torino -uno de los más importantes en el circuito de cine internacional- es conocido por su ojo especial para la selección de documentales, en la cual reivindica un tipo especial de no ficción y en su comunicado oficial señaló:

"El cine documental que imaginamos y que hemos buscado en las películas propuestas es un cine de límites, de umbrales, en el sentido de esperar a los espectadores en la puerta y conducirlos al borde de lo inesperado y lo sorprendente”, añadió.

El jurado en Torino estará compuesto por el artista de origen palestino Kamal Aljafari, la productora alemana Ann Caroline Renninger, que colabora con directores y artistas como Alexander Sokurov, y el productor, distribuidor y editor francés Gaël Teicher.

El trabajo de la realizadora paceña se basa en los registros que mantuvo durante cuatro años de su Nana, Hilaria Huaycho, que vive más de 40 años como trabajadora del hogar con la familia Decker.

Nana, que ya ha provocado una buena respuesta de la crítica nacional, tuvo la colaboración en edición y montaje de Miguel Hilari, Gilmar Gonzales, Simón Avilés y Joaquín Tapia, y demuestra dos puntos importantes: el trabajo en equipo sí es posible y el formato digital es una respuesta muy buena para abaratar costos de producción en realidades como la boliviana.

"Es importante mencionar que el formato digital no solamente ha abaratado los costos de producir cine, sino que también alteró fundamentalmente las posibilidades de encarar un rodaje”, indicó Hilari, para quien estas posibilidades recién se están comenzando a explorar en la producción de cine en Bolivia.

Según Hilari, Nana es un ejemplo de estas "nuevas formas”, ya que se aleja del modelo industrial de producción de cine para hacer una película pequeña e íntima, lo que para la tradición del cine nacional -acostumbrado a imitar modelos de producción industriales con afán y grandilocuencia- sigue siendo algo revolucionario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada