miércoles, 19 de octubre de 2016

Combinando fantasía, humor y realismo: Mi papá es un gato


Tom un hombre rico que disfruta viviendo la vida al límite, un día sufre un terrible accidente y queda en coma… Al menos su cuerpo, porque su alma quedará atrapada en un gato.

SINOPSIS

Tom Brand (Kevin Spacey) es un crack de los negocios, está montado en el dólar y es un idiota integral. Este arriesgado multimillonario se ha propuesto un objetivo y no cejará en su empeño hasta construir el rascacielos más alto del hemisferio norte. Llegará a sacrificar incluso el amor de su familia para completar una maravilla arquitectónica tan titánica como su propio ego.

Tom vive por y para su trabajo, hasta el punto de que se ha distanciado completamente de su pobre familia, incluida su esposa (Jennifer Garner), su ignorado hijo mayor David (Robbie Amell) y la pequeña Rebecca (Malina Weissman), a quien le encantaría pasar más tiempo con su padre. Rebecca va a cumplir 11 años y lleva años pidiéndole el mismo regalo: quiere un gato. Tom odia los felinos, pero por circunstancias de la vida acaba en una tienda de animales mágica regentada por un señor bastante extraño llamado Felix Perkins (Christopher Walken). El estrafalario propietario tiene justo el gato que Brand necesita: un minino llamado Sr. Pelusín.

Después de sufrir un fatídico accidente de camino al cumpleaños de Rebecca, Tom descubre con horror que mientras su cuerpo está en coma en el hospital, su alma ha quedado atrapada en el cuerpo del gato. Tom intenta que su familia se dé cuenta de lo que le ha pasado pero no tarda en comprender que para recuperar su forma humana deberá retomar el contacto con los suyos y convertirse en el marido y el padre que se merecen.

LA PRODUCCIÓN

Además de mezclar con gran acierto la historia de una familia, un misterio sobrenatural y momentos de comedia física en el filme, Mi papá es un gato, este gato es un peligro permite ver a uno de los mejores actores contemporáneos convertido en un adorable minino llamado Sr. Pelusín. Con reminiscencias de películas tan diversas como Qué bello es vivir, Big y Viernes loco, este concepto hará las delicias de grandes y pequeños. Y eso mismo fue lo que atrajo a Kevin Spacey.

“Me encanta hacer comedia, de ahí que me interesara tanto esta película”, comenta el ganador de dos Premios Oscar. “La gente suele pensar que solo interpreto personajes oscuros y malvados. Pero ha sido una gozada llegar a trabajar cada día y hacer algo tan gracioso, divertido e inteligente”.

Barry Sonnenfeld, que ya hizo gala de su extraordinaria capacidad para combinar géneros cinematográficos en las películas de Hombres de Negro, dirige Mi papá es un gato. “La película presenta la historia de Tom Brand, interpretado con mucho arte por el gran Kevin Spacey”, dice Sonnenfeld. “Es el rey Midas de los negocios. Todo lo que toca se convierte en oro. Como muchos otros empresarios de éxito, Tom le ha dado tanta prioridad a lo profesional que se ha olvidado de lo personal, y eso está causando una enorme fractura con su familia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada