jueves, 22 de septiembre de 2016

Weaver provoca sonrisas y lágrimas en San Sebastián

San Sebastián esperaba ayer a Sigourney Weaver, homenajeada con un premio honorífico, y la estadounidense no defraudó: bromista y afable en persona, hizo saltar las lágrimas del público con Un monstruo viene a verme, del español Juan Antonio Bayona.

La presentación de la tercera película del cineasta barcelonés, después de El orfanato y Lo imposible, quedó eclipsada por la magnética personalidad de Weaver, atenta con los fans y divertida con los periodistas en una reivindicativa rueda de prensa.

"Es un honor estar acá esta noche y recibir este premio en un país al que amo y cuyos artistas admiro tanto”, dijo Weaver al recibir en una gala el premio honorífico Donostia por su destacada trayectoria en el séptimo arte, luego de decir "muchas gracias, queridos amigos” en español y en vasco.

Con humor recordó que en 1979, "antes de que muchos de ustedes nacieran”, vino por primera vez al Festival de San Sebastián (norte de España) con la película Alien El octavo pasajero, en el papel de la teniente Ellen Ripley, una heroína que hizo despegar su carrera. "Lo que hace de ella la mejor guerrera de la historia del cine no es su imponente presencia ni sus habilidades físicas, sino la sensibilidad y vulnerabilidad con las que dota a todas sus creaciones”, expresó Bayona antes de entregarle el galardón.

"Me encanta trabajar en España, siento que España tiene una relación muy especial con las películas. Aquí se consideran una forma artística, no sólo comercio”, dijo Weaver en la rueda de prensa. La actriz no rehuyó ninguna pregunta y además de criticar la gestión de la crisis de los refugiados, se mostró claramente partidaria de la candidata demócrata Hillary Clinton en las próximas elecciones estadounidenses.

"Es muy emocionante que ahora en nuestro país, a pesar de los altibajos, nos estamos dando cuenta que ya hace tiempo que deberíamos haber tenido una mujer presidenta”, afirmó.

El drama fantástico Un monstruo viene a verme narra la historia de un chico preadolescente (Lewis MacDougall) que recurre a la fantasía para lidiar con el cáncer que sufre su madre (Felicity Jones). Con Weaver en el papel de abuela y Liam Neeson interpretando al monstruo que ayuda al niño, la cinta más bien para adolescentes y adultos basada en la novela homónima de Patrick Ness hizo desbordar de emoción al público, que le dedicó una sonora ovación. Haciendo uso de poderosos efectos especiales, una cuidada banda sonora y animaciones, el filme muestra cómo "un chico demasiado mayor para ser niño y demasiado joven para ser adulto” se enfrenta a la dolorosa cuestión: "¿se curará mi madre?”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada