miércoles, 21 de septiembre de 2016

San Sebastián acoge un filme que “responde a la realidad"

El cine chileno ha desembarcado en el Festival de San Sebastián con siete películas y un denominador común: la inspiración en hechos reales. Pero Alejandro Fernández Almendras va más allá con "Aquí no ha pasado nada", un filme que "responde a la realidad".

"Esta película nunca buscó ser una ´buena película´, quiso ser una película verdadera", que muestra cómo "el capitalismo neoliberal en Chile ha producido muchísima maldad", explica a EFE Almendras sobre un filme inspirado en un hecho que provocó una gran reacción en la sociedad chilena.

Fue en 2013, cuando el hijo del senador Carlos Larraín, que fue absuelto tras ser juzgado por homicidio al ser el conductor del coche que causó un accidente mortal. En Chile "el caso fue supercomentado, superdiscutido, generó una ola de indignación porque fue muy evidente la manipulación de la Justicia", señala Almendras, un director que participó en la Berlinale con "Lo que trae la lluvia" (2007) y ganador del Gran Premio del Jurado de Sundance por "Matar a un hombre" (2004).

La Justicia no funciona en Chile y hay muchos casos de impunidad debido a una clase social que ostenta el poder político y económico y a la que el realizador radiografía en su película.

El caso en el que se basa la película "es una consecuencia lógica de cómo funcionan" las cosas en Chile, asegura Almendras.

Al comenzar a preparar el proyecto, con el que compite en la sección "Horizontes Latinos" de San Sebastián, el realizador decidió evitar hacer una película clásica sobre la Justicia, de contraposición de los buenos y los malos, y optó por hacer algo más ambiguo. “No hay culpables ni malvados. No hay buenos y malos. Quería mostrar esa enorme zona gris que existe porque el sistema funciona mal y hay personas que se benefician y otros son perjudicados", precisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada