miércoles, 14 de septiembre de 2016

No tiene poderes ni viste mallas

Viggo Mortensen es otra clase de superhéroe en Captain Fantastic, un padre idealista y rebelde que construye para sus seis hijos un paraíso apartado de la civilización, donde él mismo les proporciona una rigurosa educación intelectual, artística y física.

Dirigida por el también actor Matt Ross, la película surge de sus propias preguntas sobre cómo ser un padre perfecto y es a la vez una reflexión sobre la actual “cultura de la distracción”, con el enganche a los móviles y ordenadores.

Mortensen brilla en el papel de padre disciplinado y virtuoso, aunque también “arrogante y un poco loco”, con quien admite tener algunos planteamientos en común.

En el bosque donde viven, los niños aprenden a cazar animales para comer o escalar las montañas más escarpadas, al tiempo que leen a Chomsky y a Nabokov, hablan siete idiomas o tocan la guitarra y cantan al atardecer. Las cosas se complican cuando un suceso imprevisto les obliga a volver al mundo civilizado.

Captain Fantastic ingresa en la cartelera de cine próximamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada