miércoles, 24 de agosto de 2016

Filme basado en el tsunami que destruyó el pueblo de Tafjord: La última ola

No sólo el cine hollywoodense apuesta por los grandes ‘blockbusters’, también hay otros países que están empujando fuerte en el tema de la tecnología y los efectos especiales como China y Japón, a los que se suma Noruega nación que está apuntalando su artillería pesada en tramas apocalípticas, de acción o devastadoras.

Muestra de ello son las cintas Perdidos en la nieve (2012), La isla de los olvidados (2010), Headhunters (2011) e In Order of Disappearence (2014), las cuales causaron gran expectativa y tuvieron una buena acogida en el resto del mundo por su manufactura, sus actores, sus historias y sus directores, entre ellos, Morten Tyldum, Joachim Rønning, Espen Sandberg y Hans Petter Moland.

Este año, una de las cintas que apuesta por secuencias espectaculares al estilo Hollywood, basándose en la destrucción de la naturaleza y tomando como referencia el calentamiento global, es la película La última ola del director noruego Roar Uthaug, otro talento que está escalando rápidamente en el mundo de la industria del entretenimiento.

El proyecto ya había hecho su recorrido por gran parte del mundo en 2015 cuando fue estrenada, la distribuidora es Magnolia Pictures, y desarrolla su trama en las montañas de Noruega donde está el geólogo Kristian (Kristoffer Joner), quien registra con su equipo pequeños movimientos en la Tierra, pero no imagina que sus peores temores se harán realidad. Una avalancha se avecina y amenaza con arrasar con todo a su paso. Mientras el peligro avanza, Kristian tendrá que enfrentarse a la naturaleza para intentar salvar a la mayor cantidad de personas posible, incluyendo a su familia.

“Con La última ola quería traer (a Noruega) este género tradicional de Hollywood, para que estuviera más cerca de casa. Nos alejamos de los discursos del presidente y el caos de la megaciudad, y experimentamos la destrucción a través de una familia normal y la pequeña comunidad en donde viven. Trabajando a partir de la idea de que cuanto más cerca se siente a los personajes, mayor será el impacto de la catástrofe”, explica Roar Uthaug.

El cineasta comparte que se tienen registradas más de 300 laderas inestables en Noruega. Una de las mayores es Åkerneset que es un sistema de grietas 800 metros de largo que sigue expandiéndose hasta 15 centímetros por año y que podría llegar el riesgo de que si se erosiona, causaría un gran tsunami. Y ese fue el punto de partida para la realización de esta cinta de ficción filmada como si tuviera una realidad documental.

Dentro de esta producción no se utilizaron dobles, los actores tuvieron que realizar todas las escenas de acción. Para una de las escenas más importantes en la que Kristoffer Joner -el protagonista- tiene que rescatar a su familia de un hotel inundado, Joner tuvo que ser entrenado para ser capaz de contener la respiración por más de 3 minutos bajo el agua.

La película está basada en un incidente con un tsunami que destruyó el pueblo de Tafjord, Noruega, en abril de 1934, matando a 40 personas. Anteriormente en 1905, un incidente similar mató a 60 personas y 31 años después otras 74 personas perdieron la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada