miércoles, 6 de julio de 2016

La cámara de distribuidores y exhibidores de cine está alerta

Después de que el viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, Guillermo Mendoza, advirtiera con multar con Bs 6.400 a los cines que prohíban a sus clientes el ingreso a sus salas de comestibles que no fueron comprados en sus tiendas, el titular de la Cámara de distribuidores y exhibidores de cine de Bolivia alista un pronunciamiento al respecto.

El titular de la organización, Marlon Manay, informó a Sociales&Escenas que están analizando el alcance real del anuncio de la autoridad nacional y que en los próximos días harán conocer su posición al respecto. “Los ingresos por la venta de pipocas, gaseosas y golosinas cubren los gastos operativos de cada sala”, dijo el ejecutivo, que representa a una decena de empresas que trabaja en el rubro.

Cabe recordar que hace unas semanas el viceministro declaró a la agencia ABI que a la población “de ninguna manera la pueden obligar a comprar productos de sus mostradores, si usted lleva sus propias pipocas, si usted lleva su propia bebida gaseosa, la puede introducir sin restricción”.

En Bolivia hay más de 114 pantallas, incluidas las 10 que se inauguraron el lunes en el Megacenter de Tarija.
Santa Cruz cuenta con cinco complejos cinematográficos comerciales. Cada uno ofrece sus propios productos en su barra de dulces. Los clientes cruceños aún no se han pronunciado sobre el tema

No hay comentarios:

Publicar un comentario