miércoles, 8 de junio de 2016

El cine en proyección: ‘Macbeth’ regresó al cine con Michael Fassbender

La aclamada obra de William Shakespeare Macbeth llegó a los cines de nueva cuenta en una versión protagonizada por Michael Fassbender y Marion Cotillard.

La película es dirigida por el aún novato Justin Kurzel, quien ofrece un toque intenso a la adaptación de Shakespeare.

Además de Fassbender y Cotillard, Macbeth es protagonizada por Sean Harris, Paddy Considine, David Thewlis, Jack Reynor y Elizabeth Debicki. Cuenta la historia de un guerrero valiente y líder inspirador abatido por la ambición y el deseo.

Se trata de una interpretación emocionante de las realidades dramáticas de los tiempos y una reinvención de lo que los tiempos de guerra debieron haber sido para uno de los personajes más famosos y atractivos de Shakespeare. Es ambientada en la desgarradora guerra escocesa.

SOBRE EL FILME

Sección Oficial en el Festival de Cannes 2015. Macbeth sin duda es una de las obras más célebres de Shakespeare. Desde el mismo instante de su aparición, hace cuatro siglos, la pieza ha visto frecuentes adaptaciones o modernizaciones para los proscenios, el cine, o la televisión. El trágico relato de este general escocés devorado por la ambición y por su destino real, fascina desde hace mucho a actores, directores y espectadores. En cine, ha dado lugar a muchas adaptaciones, las más notorias las de Orson Welles o Roman Polanski.

Los productores Iain Canning y Emile Sherman, de See-Saw Films, a la vista de una nueva y emergente generación de grandes actores ingleses de teatro, cine y televisión, han considerado que había llegado el momento de proponer una nueva lectura de la pieza. “Actores como Tom Hiddleston y Jude Law han tenido primeros papeles en piezas de Shakespeare” -remarca Canning-. “Me parece interesante ver a esa nueva generación apropiándose del repertorio shakespeariano y redescubriendo significaciones”.

El momento era igualmente oportuno por cuanto atañe a los temas abordados en la pieza: efectivamente, nunca tanto como ahora habían sido actuales la codicia y sus estragos. Jack Reynor, quien encarna a Malcolm, destaca: “La codicia es una azote que puede corromper a millones de personas y destruir sus vidas. Es tanto como decir que la historia de Macbeth se hace estremecedora si pensamos en el clima económico de estos últimos años”.

“No hemos abordado la pieza con espíritu simple”, subraya Michael Fassbender, quien encarna al protagonista. “Jamás hemos intentado cambiar el texto en verso, o ceñirlo, aunque hemos priorizado la sobriedad y la proximidad. Desde el principio, Justin quería establecer una relación mucho más íntima con el texto que en las adaptaciones previas, al tiempo que sostener la fidelidad a la obra. Igual que con cualquier guión, no se ha querido sabotear este texto magnífico sino utilizarlo para el proceso y hacerlo propio”.

Justin Kurzel destaca: “Hemos rodado en verso, y no es lo mismo que dar la réplica a un compañero que esté frente a uno, y actuar en el proscenio ante un público. Creo que ocurre algo cuando un actor se halla frente a sí mismo con la cámara que se acerca casi a tocar. Aquí no se actúa para un público numeroso, sino en un marco mucho más íntimo”.

Por otro lado, el texto en verso valora una de las grandes bazas de Shakespeare: la lengua como útil de manipulación. Y en Macbeth, la manipulación es constante: “Cuando vemos a Michael con Marion, o Michael y Paddy (Considine), se tiene la sensación de estar en Uno de los nuestros, pues esos personajes buscan manipular a su interlocutor de modo inteligente y malicioso, explica Kurzel. Ahí hay un subtexto en lo no dicho, y lo que resulta cautivador en Macbeth estriba en que la tensión subterránea se manifiesta sin artificio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario