miércoles, 4 de mayo de 2016

Cara a cara con el pasado: Dios local


SINOPSIS

Tras algunos sucesos trágicos, un grupo de rock compuesto por veinteañeros se vuelca en un nuevo proyecto, de corte conceptual y que como resultado arroja un disco de sólo tres canciones, pero con un significado profundo. Esas tres composiciones son la ópera prima de los miedos, culpas y abismos de cada uno de los miembros de este grupo musical, intentando alejar los momentos más oscuros de sus vidas.

La banda decide retirarse a la sierra para grabar los vídeos que acompañarán al disco, pero dentro de esas grutas llegan a una mina de oro abandonada y descubren entre las paredes un ídolo hecho de piedra. Los músicos liberan a esta representación diabólica que usaban los españoles para atemorizar y someter a los nativos, sumergiéndose en un terreno oscuro que los tres conocen: el desesperante universo que ellos mismos han creado en su disco.

Los tres jóvenes se ven inmersos en un cara a cara con su pasado y tienen que luchar para superar y sobrevivir a los temores que les persiguen.

LA PRODUCCIÓN

Esta película del director uruguayo Gustavo Hernández que combina terror y música, cuenta en el reparto con los actores Mariana Olivera y dos primerizos, Gabriela Freire y Agustín Urrutia.

Tras seducir a Hollywood con el tormento sin cortes de (La casa muda), en su nueva película Gustavo Hernández traslada su horror hacia una mina abandonada

La segunda película del director uruguayo Gustavo Hernández, Dios local, llega después de la exitosa La casa muda, que tuvo su propia adaptación en Hollywood con Elizabeth Olsen como estrella.

HORROR EN LAS GRUTAS

Atraído por la literatura de H. P. Lovecraft y Horacio Quiroga, el cineasta plantea un conflicto entre dos tipos de horror: uno interno y real, que se halla en la historia personal de cada uno de los protagonistas, y otro externo y de origen desconocido, potenciando un factor paranormal encargado de proveer los sobresaltos en la sala.

“Es una catarsis. La película juega con un toque realista de lo que le está pasando a cada uno. Proyectar esos miedos tiene un toque onírico, los cuales a su vez se mezclan con lo empírico. No sabés qué es real y qué no”, agrega el director.

El cineasta ya ha explorado ese conflicto anteriormente en su obra como director e incluso como estudiante de cine, etapa en la que filmó cortometrajes inspirados en autores como Edgar Allan Poe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario