martes, 12 de abril de 2016

´El libro de la selva´ abre una nueva página

"Este es un viaje glorioso en el que no vas a ver solo tecnología digital tratando de mostrar animales hablando, sino un gran espectro emocional que se cuenta a través de ellos y la aventura de un niño", fue la manera como el actor Ben Kingsley describió el significado de la película "El libro de la selva" durante la Feria D23, de los estudios Disney, el año pasado en Anaheim (EE.UU.).

Ahora, cuando llega a las salas de cine, la nueva producción inspirada en el clásico animado de 1967 (original de la misma compañía productora), sus palabras se acomodan al objetivo de este retorno, de mezclar acción real y algunos elementos de animación digital en un nivel muy alto.

La fuente principal del nuevo filme fue el libro homónimo de Rudyard Kipling, que explora temáticas como el paso a la madurez, el amor por la naturaleza y el retrato de lo mejor y lo peor del ser humano, a partir de situaciones que viven un niño y varios animales de la selva.

La historia se enfoca en Mowgli (Neel Sethi), quien sobrevive en la jungla gracias a que es criado por una manada de lobos.

Su naturaleza humana entra en conflicto con la de algunas especies y él tiene que emprender un viaje peligroso y emotivo para encontrar su rumbo en la vida.

En la cinta, por ejemplo, una pantera hace las veces de un guía y protector del pequeño, un oso representa la amistad y un tigre configura la imagen del mal.

Precisamente, esa intención de convertir la cinta en un ejercicio de acción y reflexión con tono familiar ha sido esencial para la buena respuesta de la crítica.

A eso hay que sumarle un elenco de lujo -en su versión original en inglés- liderado por Kingsley, junto con Idris Elba, Bill Murray, Christopher Walken, Lupita Nyong´o y Scarlett Johansson, quienes prestaron sus voces a los animales que hacen parte de la trama. El grupo lo completa el pequeño Neel Sethi, quien, a sus 12 años, fue el único actor real en pantalla. Él asume con eficiencia todo el peso como protagonista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario