jueves, 14 de enero de 2016

Un homenaje póstumo Cinemateca abre ciclo dedicado a David Bowie

El legendario músico David Bowie también brilló en la pantalla en una treintena de roles, entre los cuales el más importante fue tal vez Furyo, de Nagisa Oshima. Según los críticos, el músico fue como "un extraterrestre en el universo del cine”.

Y por esa razón y a modo de homenaje póstumo, la Cinemateca Boliviana abre un ciclo de cine con cuatro películas de la estrella británica. La muestra comenzará hoy y concluirá el 20 de enero. Las proyecciones se realizarán en dos funciones (19:00 y 21:00).

"Decidimos hacer este homenaje a Bowie para mostrar que no era solamente un músico. Él era un artista bastante completo que ha generado el rock y el punk. Queremos mostrar su incursión en el cine como actor y también haciendo soundtracks”, dijo Mela Márquez, directora de la Cinemateca Boliviana.

Para la muestra, la Cinemateca proyectará las películas Laberinto (1986), La última tentación de Cristo (1988), El ansia (1983) y El gran truco (2006).

El legendario músico, fallecido el domingo de un cáncer a los 69 años, actuó mucho para el cine y aparece en una treintena de películas, aunque Furyo "fue una de las pocas en las que tuvo un papel de protagonista”. Allí "se le exigió un trabajo de actor, es decir actuar y no simplemente estar presente”, estimó Jean-Michel Frodon, crítico e historiador del cine, según AFP.

En Laberinto, película dirigida por Jim Henson, Bowie actúa junto a Jennifer Connelly en una fantástica aventura. Según la sinopsis del filme, el músico encarnaba a un rey de los duendes que cumplió el deseo de una adolescente de liberarla de un insoportable hermano menor. El soundtrack de la película Laberinto cuenta con cinco canciones de Bowie.

Bajo la dirección de Martín Scorsese, la estrella del pop toma el papel de Poncio Pilatos en La última tentación de Cristo (1998). "El director y su habitual guionista Paul Schrader dan su personal visión de la vida de Cristo. Un estupendo, atípico y controvertido filme que ahonda en la vertiente más humana de Jesús de Nazaret, y que causó en su estreno una gran polémica -boicots a los cines, intentos de prohibición, que no consiguió sino dar más publicidad a la película-”, dice la crítica del portal www.filmaffinity.com

En la cinta El ansia, de Tony Scott (1983), Bowie era el amante de una vampira (Catherine Deneuve) que se obsesiona con la doctora mortal (Susan Sarandon), a quien él pide ayuda para escapar de sus garras (o colmillos). "La incredulidad da paso a la fascinación y pronto el triángulo se vuelve tan peligroso como metafísico”, se lee en el diario argentino La Nación.

En la película El gran truco (2006), el músico dio vida a Nikola Tesla. Para este personaje, Bowie dejó su eterna excentricidad para "deleitarnos con un enigmático personaje, cuya imaginación le permitiría crear el máximo acto en la historia de la magia”, dice el portal Cinepremiere.com.mx

Finalmente, Márquez explicó que el ciclo homenaje a Bowie abrirá con estas cuatro películas. Después, la siguiente semana se hará una selección de nuevos títulos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario