jueves, 3 de diciembre de 2015

Los hermanos Prudencio, hacer cine “a puro pulmón”




Esteban y Mauricio Prudencio Castellanos son dos jóvenes tarijeños que desde la época colegial se inclinaron por el mundo de la imagen.

Más que hermanos, son dos amigos que hacen realidad su sueño de hacer cine. En su haber ya tienen un par de cortometrajes, pero el reconocimiento les llegó al haber ganado el primero el I Concurso Nacional de Guiones “Luis Ramiro Beltrán” en el marco del Festival Internacional de Cine Oruro 2015 realizado del 2 al 7 de noviembre.Esteban, de 23 años, ya antes de salir de colegio, a los 16, empezó a interesarse mucho en la fotografía, en las imágenes fijas, empezó a fotografiar escenas fijas y tuvo la intención de estudiar este arte formalmente pero no se le dieron los medios porque en Tarija no existe un lugar para hacerlo, así que se decidió por una carrera convencional, Ingeniería Civil. Entretanto Mauricio se inclinó por la Medicina.
Empezó a formarse de manera autodidacta, y en 2011, un amigo, Gerardo Ruiz, lo convocó para realizar un cortometraje pequeño para la carrera de Derecho de la Universidad Católica Boliviana, sobre la labor de un abogado; la primera experiencia que se les presentó a los hermanos Prudencio.
Vieron la oportunidad de probarse en el cine, ver si en Tarija con medios propios y sin experiencia podrían hacerlo y sacar un trabajo del cual sentirse satisfechos. El corto se llamó ‘Crimen’, trata sobre el apresamiento de un asesino y la labor del un fiscal. Así tuvieron la seguridad de que con poco, aunque con ciertas dificultades, se podía lograr mucho.
“Hacer cine con poco, no es no poder hacer cine, sino supone tomar otras alternativas”, subrayó entusiasta. Entonces, decidieron llevar adelante un proyecto propio que lo tenían pensado con anterioridad, que lo que imaginaban podía lograrse, aún con los limitados medios con que disponían.
Toda la formación de los hermanos Prudencio es autodidacta. “Es una gran herramienta el Internet, porque virtualmente lo consiguieron todo por este medio, se tiene la disponibilidad de materiales y medios creativos para poder instruirse porque jamás había participado en algún taller o curso para hacer cine”, apuntó Esteban.

El niño y el sombrero
El proceso de hacer una película puede ser de miles de formas que uno pueda imaginar, la complejidad no es la misma siempre, puede variar, por ejemplo la complejidad creativa en una obra, la técnica en otros casos, a veces en realizar el guion, o la fotografía, contó Prudencio al tiempo que subrayó que sí se requiere de mucho trabajo, aunque de distintas formas.
“Por ejemplo, en ‘El niño y el sombrero’ fue un proceso con muchas pausas. La idea surgió hace tres años, desde la primera vez que decidimos que podía ser una película. Esta historia ha seguido un proceso lineal, empezar con el guion, preparar bien la historia, luego la parte de la producción. Sin embargo, el rodaje duró menos de una semana con pausas. Luego vino la postproducción que tomó unos cuantos meses por las dificultades que se suele tener con la disponibilidad de los equipos y los paquetes”, explicó.
Sin embargo, se pudo hacer “a puro pulmón”, y estuvo listo hace más de dos años y recién fue presentado en diciembre de 2014. En cambio otro trabajo que hizo, ‘Avant garde’, fue realizado en una semana de principio a fin, según Prudencio fue un trabajo mucho más arduo de como fue pensado, sin limitaciones pero tampoco a contra reloj.

Concurso
Esteban se enteró de la convocatoria a través de las redes sociales, tenia pensada la historia a presentar hace un tiempo y preparó el guion para llevarla al concurso, que es el primero a nivel nacional de cortometrajes. Lleva el nombre de Luis Ramiro Beltrán, uno de los más importantes intelectuales en comunicación. Este concurso se realizará anualmente en el marco del Festival Internacional de Cine de Oruro.
Preparó el material que exigía la convocatoria, lo que incluía un guion literario de la obra a presentarse, un plan de rodaje y un presupuesto tentativo del proyecto. Junto a un esquema técnico.
A finales de octubre recibió un correo electrónico en el que le solicitaron sus datos reales porque había sido preseleccionado como finalista y días después le informaron que era uno de los finalistas. Lo invitaron a participar de los actos de premiación en los dos últimos días del festival y se fue a la ciudad del Pagador el 6 y 7 de noviembre para participar del evento.
Destacó que desde su llegada recibió un buen trato, todos los participantes del evento estaban alojados en un mismo hotel. Un día antes de la premiación se enteró que eran tres los finalistas entre 40 guiones que habían cumplido con los requisitos y que oficialmente estaban en competencia.
Además, compartió con cineastas que fueron a dar charlas, talleres, etc., paralelamente se llevaba a cabo el concurso iberoamericano de cortometrajes, y la selección oficial de largometrajes nacionales.
Conoció a mucha gente del cine nacional, gente de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, gente que recibió reconocimientos internacionales, a nivel mundial, proyectos interesantes, personajes del mundillo de la imagen como Manuel Lacunza, Felipe Quiroga, además de profesionales que compartieron sus conocimientos como Viviana Saavedra, productora importante que dirige el Bolivia Lab, la productora de Nayra Films Victoria Guerrero, además del organizador del festival y director de cine Juan Pablo Ávila.

‘0’, el guion ganador
“La idea de ‘0’ nació hace unos cuanto años, a raíz de una experiencia que viví y la quería reflejar de la forma mas simbólica, las ideas surgen de la influencia de mis lecturas, conectada a temas universales y la simpleza de los elementos. Básicamente la idea es empezar de nuevo con las cosas que nos influyen”, contó.
Se trata de una obra simétrica, fuertemente visual, con secuencias paralelas y que transportan a cada elemento que la compone, figuras opuestas que se superponen y que quedan ordenadas al final con ciertas asociaciones paradojales, indicó. Los interiores transcurren en una sola a habitación y los exteriores en espacios naturales.
En general se deja de manera abierta el hilo conductor de la historia, sin pretender dar un mensaje, es el público el que le dará el sentido al filme.
Sobre el presupuesto, detalló que los montos en cine son bastante altos, luego de consultar precios, contratación de personal, equipos, etc., la cifra alcanzaba a los 10.000 dólares, pero lo redujo a la mitad.

El premio
El premio no es un financiamiento directo para elaborar el filme, pero sí el apoyo en todos los niveles de la producción del cortometraje. Esto incluye el asesoramiento en el guion que puede modificarse en cierta medida, dependiendo del criterio de Esteban y lo que le convenga, porque no ha cedido ningún derecho sobre la obra al ganar el premio. Este asesoramiento lo dará el grupo paceño ‘El club de los guionistas desahuciados’.
Luego, en la parte de la producción, el apoyo consiste en poder participar de Bolivia Lab, dirigido por Viviana Saavedra. Este laboratorio tiene la misión de que los proyectos puedan desarrollarse en todo nivel y alistarlos para empezar la realización. El asesoramiento es completo de tal manera que se inicie con la filmación.
También es parte del premio la posproducción que estará a cargo de la productora Cine Céfiro Films y que consiste en el arreglo de sonido, montaje de imágenes. Además la productora Nayra Films apoyará con la corrección de color final de la obra.

BIOGRAFÍA Y OBRAS DE LOS HERMANOS PRUDENCIO

Surreal
El corto ‘El niño y el sombrero’, elaborado por los hermanos Prudencio se trata de una mezcla con el folclore tarijeño, en el que se juega con el mito del duende, entra en juego la dualidad de los mundos, con un condimento de fantasía y se desarrolla en un entorno de tintes surreales.

Biografía
Esteban Prudencio Castellanos nace un 11 de Octubre el año 1992 en la ciudad de Tarija, Junto a su hermano Mauricio realizaron los cortos Crimen (2012), Sueños Enmascarados (2013) El niño y el sombrero (2013) y Avant Gardé (2014).

Subjetividad
‘Avant garde’, de los hermanos Prudencio, es un filme es experimental que busca ser innovador, sin una línea de relato definida que juega con la subjetividad como propuesta cinematográfica. Fue realizado en una semana de principio a fin como fue pensado y sin limitaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario