jueves, 17 de diciembre de 2015

Harrison Ford: Han Solo

Es el rufián más descarado y cínico a este lado del Borde Exterior, el hombre que fue congelado en carbonita y vivió para contarlo, el piloto del montón de chatarra más rapido de toda la galaxia: Han Solo.

En Star War: El Despertar de la Fuerza, el joven contrabandista que se negaba a creer en antiguas religiones y poderes “mágicos” ha dado paso a un “perro viejo” que ha dejado de creer en la suerte, y que entregará la antorcha a las nuevas generaciones. Eso sí, no ha perdido ni un ápice de carisma. Ford habla del esperado nuevo episodio de la saga Star Wars llamado Star Wars: El Despertar de la Fuerza.

- ¿Es ésta tu primera entrevista sobre Star Wars desde tus épocas con los Jedi?

- Ciertamente esto ha sido parte de todas las entrevistas que he hecho en general. Pero específicamente hablando de las películas de Star Wars, creo que han pasado como 25 años desde la última vez que hablé sobre el tema.

- ¿Cuándo te enteraste de que iban a realizar nuevas películas?

- Fue hace algunos años, pero no vi un libreto hasta hace aproximadamente un año y medio, cuando me empecé a involucrar en el proyecto.

- ¿Hubo que convencerte para que participaras?

- Yo tenía cierto grado de interés. Me sentí muy satisfecho cuando vi el libreto por primera vez y me pareció que había algunas ideas muy buenas; cosas interesantes para hacer. Luego me entusiasmó mucho la oportunidad de trabajar con J.J. Abrams, a quien conozco desde hace mucho tiempo.

- Conoces a Kathleen Kennedy desde hace mucho tiempo. ¿Su participación fue parte de lo que te atrajo del proyecto?

- Es la historia; es la película que vamos a hacer. Por supuesto, la gente es una parte muy importante, y las relaciones con las personas son muy importantes. Tengo una relación muy larga y fructífera con Kathy Kennedy, por lo que estaba contento de poder volver a trabajar con ella. Me pareció que sería divertido. Sabía que la película estaba en buenas manos, pero eso no fue lo único que me atrajo del proyecto.

- ¿Qué fue lo que J.J. Abrams te contó sobre su visión?

- Hablamos acerca del desarrollo del personaje y su relación con otros personajes de la historia. Fueron conversaciones muy interesantes y alentadoras. Luego trabajamos sobre las preguntas que yo tenía, o comentarios que le había hecho a J.J. Abrams, eso me complació. Pero yo soy clase de persona que entra por principio y sale por final, no recuerdo muchos detalles de lo que pasa durante el camino.

- ¿Cómo fue volver al set del Halcón Milenario?

- Pasé muchos años allí, así que fue divertido volver a verlo. No lo recordaba tan bien como creía. Recuerdo cosas graciosas que pasaron en la cabina. En la cabina original, le pedí a George que nos dejara entrar para poder probar el tamaño. Finalmente entramos, Chewie y yo, y, por supuesto, él no entraba en el asiento. Fuimos desarrollando la capacidad de pilotearlo entre las iteraciones de las tres primeras películas, así que de a poco lo fui recordando. Fue muy divertido.

- ¿Qué esperas que la audiencia se lleve de esta película?

- El reconocimiento de nuestra humanidad, y el saber que todos nos enfrentamos a la misma clase de problemas en nuestras vidas, y que hay esperanza para ello. Hay alegría en la celebración del bien y del mal, y en el reconocimiento de la verdad que nos sostiene. Y se divertirán mucho en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario