jueves, 12 de noviembre de 2015

Desenmarañando una espeluznante conexión: 007 Spectre

LA HISTORIA

Un críptico mensaje del pasado lleva a James Bond a una misión clandestina en México D.F. y finalmente a Roma, donde conoce a Lucía Sciarra (Mónica Bellucci), la bellísima aunque prohibida viuda de un perverso criminal. En el extranjero, Bond se infiltra en una reunión secreta y descubre la existencia de una siniestra organización conocida como Spectre.

Mientras tanto en Londres, Max Denbigh (Andrew Scott), el nuevo director del Centro Nacional de Seguridad, cuestiona las acciones de Bond y pone en duda la importancia del MI6, dirigido por M (Ralph Fiennes). Bond recluta en secreto a Moneypenny (Naomie Harris) y a Q (Ben Whishaw) para ayudarlo a encontrar a Madeleine Swann (Léa Seydoux), la hija del que fuera su archienemigo el Sr. White (Jesper Christensen), de quien sospechan tiene la pista para desenmarañar la red de Spectre. Al ser hija de un asesino, Madeleine entiende a Bond de una manera en la que muy pocos pueden hacerlo.

Al adentrarse en Spectre, Bond descubre una espeluznante conexión entre sí mismo y el enemigo al que busca, interpretado por Christoph Waltz.

LA PRODUCCIÓN

Cuando EON Productions de Albert R. Broccoli, los estudios Metro-Goldwyn-Mayer y Sony Pictures abordaron la vigésimo cuarta entrega de James Bond, los realizadores tuvieron interés en que la película siguiera la línea de su antecesora Operación Skyfall, un éxito a nivel mundial que recaudó más de mil millones de dólares. Por supuesto, Daniel Craig vuelve a ponerse por cuarta vez en la piel del 007. Asimismo los personajes de Q (interpretado por Ben Whishaw) y Moneypenny (Naomie Harris) regresan tras su reincorporación a la saga en Skyfall, además del retorno del nuevo M (Ralph Fiennes).

La oportunidad de explorar todas las historias de estos personajes fue de suma importancia para Sam Mendes, que se sienta por segunda vez en la silla del director. El ganador del Premio Oscar afirma: “Para mí todo comienza con los personajes y quería explorar toda clase de aspectos diferentes de estos que dejé atrás en Operación Skyfall. Hemos poblado el MI6 con toda una nueva generación de personas: un nuevo M, una nueva Moneypenny y un nuevo Q. Quería que esas relaciones crecieran y se desarrollaran”.

Para el actor Daniel Craig, el cometido de Spectre era aún más simple. “Queríamos que fuese mejor que Operación Skyfall”, afirma. “Así de claro. No teníamos otra elección; teníamos que ser más grandes, mejores. Con Operación Skyfall pusimos algo en marcha y queríamos ir más allá, experimentar un poco más”.

Bond rejuveneció al final de Operación Skyfall. “Tuvo una sensación de nuevos comienzos”, continúa Mendes, y esto tuvo un gran impacto en Spectre. En la nueva película, el agente secreto más famoso del mundo es un personaje muy dinámico que controla su propio destino. Desde el principio tiene una misión precisa y nada ni nadie se interpondrá en su camino.

La naturaleza dinámica de Bond ha dado a los realizadores mucho margen en lo que respecta a ideas narrativas y a los exteriores. En la película, un enigmático mensaje del pasado lleva a James Bond a una misión misteriosa en México D.F. y finalmente a Roma, donde conoce a Lucía Sciarra (Mónica Bellucci), la bellísima aunque prohibida viuda de un perverso criminal. En el extranjero, Bond se infiltra en una reunión secreta y descubre la existencia de una siniestra organización conocida como Spectre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario