miércoles, 2 de septiembre de 2015

Sin pedir permiso a nadie: Y de repente tú

SOBRE LA HISTORIA

Amy Schumer interpreta a una mujer que vive su vida sin pedir permiso a nadie, aunque a veces quizá debería hacerlo.

Desde pequeña, Amy ha oído al sinvergüenza de su papá (Colin Quinn) decir que la monogamia no es un estado realista. La periodista, que escribe para una revista, vive de acuerdo con las creencias de papá, disfrutando lo que le parece ser una vida sin ataduras, libre de aburridas promesas románticas. Sin embargo, ha llegado a un punto muerto. Cuando descubre que se está enamorando del hombre al que dedica un artículo, un encantador y exitoso médico deportivo llamado Aaron Conners (Bill Hader), Amy se plantea si los adultos de verdad, entre los que está Aaron, quizá no estén tan equivocados.

DIRECTOR ACERTADO

Ningún cineasta contemporáneo ha sabido relatar la caótica experiencia humana a través de la mirada de un antropólogo cultural con una fuerte vena cómica como lo ha hecho Judd Apatow. Director de éxitos como Lío embarazoso y Virgen a los 40 y productor de las taquilleras Supersalidos y La boda de mi mejor amiga, todas sus películas rezuman honradez y una inquebrantable visión cómica de lo difícil que es crecer en el mundo actual.

Judd Apatow también es conocido por ayudar a nuevas voces cómicas, desde Seth Rogen a Lena Dunham, entre otras. Y ahora, con su quinto largometraje como director, presenta a un personaje inolvidable interpretado por una nueva estrella de la comedia, la también guionista Amy Schumer

No hay comentarios:

Publicar un comentario