domingo, 27 de septiembre de 2015

Boquerón, la película que retrata la emotividad de la Guerra del Chaco, se estrena en Sucre



Boquerón una de las películas más esperadas del año en el circuito de cine hecho en Bolivia, ya se encuentra disponible en la cartelera de Cine SAS, en dos horarios 14:45 y 19:30. Se trata de la última película del director boliviano Tonchy Antezana, que nuevamente divide al público con su reciente producción, recibiendo buenas y malas críticas con tonos radicalmente opuestos ¿acaso esto se debe a la apuesta del autor a producir un cine accesible y a la vez auténtico?

El tema general de la película aborda lo esperable, los sucesos históricos alrededor de la Guerra del Chaco, uno de los conflictos bélicos latinoamericanos más importantes del siglo XX y determinante para el curso de la historia del país. Según ha demostrado la teoría social boliviana, este hecho histórico azuzó las bases de un proceso de construcción de una identidad nacional que impulsó el nacionalismo y la definitiva construcción del estado-nación, consolidado en la revolución del 52.

Evidentemente el tema es muy grande y genera muchas expectativas, entonces surge uno de los elementos que seguramente jugaron a favor de la apreciación negativa de una parte de la crítica.

Antezana era consciente de ello, como lo trasmitió en diferentes entrevistas previas al estreno “en realidad, no es una película histórica, sino una que simplemente quiere mostrar una vivencia. En lo que yo me he enfocado”, respondió Antezana al crítico de cine Santiago Espinoza en una entrevista que ofreció al periódico cochabambino Opinión.

Esto explica la elección acertada de Antezana, reflejar esta vivencia dolorosa de esa experiencia bélica precisamente en un punto emblemático que articule toda la narración de los sucesos macro que comprenden toda la parafernalia política y organizativa de la guerra como asunto de estado. Ese punto nodal en el que se concentra Antezana de modo acertado, es la resistencia de las tropas bolivianas que tomaron y luego defendieron el Fortín paraguayo de Boquerón durante 29 heroicas jornadas.

Si bien esta elección es acertada en cuanto al material narrativo que puede ofrecer lo sucedido en Boquerón, al mismo tiempo, Antezana vuelve a alimentar las expectativas del público, como se dice en términos llanos –la vara se eleva, con esta elección.

Quizás a eso se debe el rumbo del guión escrito por Antezana, que se concentra en una trama que entretejen los recuerdos y la experiencia vivencial de cuatro soldados bolivianos: el orureño Luis Alberto, el sucrense José María alias Darío el poeta, el cruceño Cañoto y Tomás del lago Titicaca.

Esto determinará que en la película se emplee el recurso de flashbacks: retornos al pasado de cada uno de esos protagonistas para narrar sus historias de vida. Quizás este sea uno de los puntos fuertes, el simbolismo del encuentro que significó esta guerra para los bolivianos y una forma de reflejar las ciernes del posterior proceso político de ascenso del nacionalismo.

Como dijo Antezana en la citada entrevista a Opinión, conseguir recursos para este proyecto, que ya venía trabajándose desde hace 20 años, fue muy complicado, en gran parte los gastos de producción fueron solventados por pequeños auspicios privados y públicos, lo que podría explicar el giro del guión a algo menos pretencioso de lo que se podría pensar de un filme sobre este hecho histórico.

Como dice el crítico Sebastián Morales Escoffier, existían todos los elementos para hacer una película bélica, pero este no fue el caso.

“El campo de batalla en Boquerón es un espacio abstracto, que no existe en la pantalla y el espectador debe hacer sendos esfuerzos de imaginación para lograr “suturar” el concierto de disparos sin ton ni son”, sostuvo Morales.

Y Morales aclara que no necesariamente el construir un filme bélico clásico, habría sido la única salida, pero sí pudo haber dado un resultado más efectivo a la obra. También se pudo trabajar con las diversas posibilidades del agreste entorno chaqueño, que ha sido tan exquisitamente reflejado en la literatura sobre el Chaco, pero Morales no ve un empleo adecuado del lenguaje cinematográfico que ni siquiera intente abordar esta perspectiva. Por el contrario, parecería que tímidamente la película aspirara a un tono belicoso lo que Morales califica de este modo “Las secuencias de batallas se reducen simplemente a un inventario de (malos) efectos especiales, que no solamente contribuyen poco a la narración, sino que en sí mismos no construyen ningún arco narrativo”.

Ese “efectismo” de Antezana es casi un fantasma para el director que se puede reconocer en “Cementerio de elefantes” en sus peores facetas. Y el hecho de que esta sombra vuelva sobre esta nueva entrega parece algo imperdonable para la crítica especializada. Sin embargo, de manera unánime todas las voces señalan a Boquerón como la mejor película de Antezana, lo que invita sin dudas a verla y elaborar un criterio propio.

Por ello, el crítico de cine Claudio Sánchez y asiduo columnista del portal www.cinemascine.com, la plataforma más importante dedicada a la crítica cinematográfica del país, se refiere en estos términos al filme:

“Boquerón permite que las generaciones que conocen lo que fue la guerra por la oralidad y textualidad de nuestra historia puedan ahora poner imágenes a este episodio fundacional del país. Al menos ahora se podrá valorar lo sucedido desde la pantalla. Desprovista de un sentido pedagógico, cuestión que se agradece, la película de Antezana recurre más bien a la emotividad de sus personajes para poder ver desde la distancia lo que padecieron quienes se enfrentaron no sólo a un ejército enemigo, sino a la hostilidad del clima y el terreno”.

Reparto
Entre los actores de reparto el actor y poeta chuquisaqueño, Juan Carlos Gutiérrez, aparece en este film.

Ficha técnica
Boquerón
Género: Drama Histórico
País: Bolivia
Año: 2015
Dirección: Tonchy Antezana
Protagonistas: Sergio Fernández (Luis Alberto), Alejandro Loayza (Dario), Elmer Mamani (Tomás), Hugo Velásquez (Cañoto), Emerson Guzmán (Cap. Manchego) Horst Brun (Marzana), Roberto Nanetti (Velásquez)
Música: Huáscar Bolívar
Fotografía: Tonchy Antezana
Duración: 135 min.
Guión: Tonchy Antezana
Producción: PRODECINE, CINE DE ALTURA

No hay comentarios:

Publicar un comentario