miércoles, 23 de septiembre de 2015

A casi tres años, el Conacine no puede designar nuevo director

Trabajadores del sector cinematográfico demandan la reestructuración de esa instancia.

Un mes falta para que se cumplan tres años desde que el Consejo Nacional de Cine (Conacine) no cuenta con un director ejecutivo titular. Esta gestión se lanzó una convocatoria para designar al nuevo director de esa intancia que, sin embargo, fue declarada nula la semana pasada. La comisión seleccionadora propuso la determinación debido a que la convocatoria excluyó aspectos básicos como quiénes no podían presentarse.

Al concurso se postularon integrantes del directorio y empleados del Conacine, además de personas que tienen proyectos en Ibermedia. Ello provocó malestar y cuestionamientos en el gremio.

Desde la destitución de Demetrio Nina, en octubre de 2012, el representante del Ministerio de Culturas, Iván Rivas, asumió un interinato que se mantiene hasta la fecha.

Después de la nulidad del proceso, trabajadores del sector demandan —además de una nueva convocatoria—, la reestructuración del Conacine y el tratamiento de la Ley del Cine.



TEMAS PENDIENTES. "El proceso se declaró nulo, porque la convocatoria no estaba bien redactada. Se solicitó una nueva convocatoria al presidente del directorio, Iván Rivas, quien está casi tres años en un interinato que debió durar tres meses", manifestó Gioconda Aguilar, miembro de la comisión seleccionadora.

La representante de la Asociación Nacional de Cineastas (Asocine), expresó que uno de los temas pendientes que es necesario tratar con el nuevo director es la Ley del Cine. Por ello, "no debería terminar el año sin que el Conacine tenga nueva autoridad".

La directora de la Cinemateca, Mela Márquez, aseguró asimismo, que tanto ese institución como la Asocine enviaron varias cartas reclamando que se llame a un concurso, que finalmente derivó en la nulidad porque se presentaron personas que desde un principio debieron excusarse.

"El nuevo director no va a depender de una elección, porque el directorio Conacine se ha ido sucediendo. Entonces lo que hay que hacer es un cambio en la organización del Conacine y para eso no necesitas una ley", aseguró.

En su criterio debe cambiarse la estructura de esa intancia, porque actualmente "es más una oficina burocrática, cuando debería ser técnica, donde todos los años se aprueba el POA calcado de la anterior gestión. Ese es el problema".

Como gremio se porpuso, en su momento, los términos de referencia, para que —hasta que se apruebe la nueva ley—, el Conacine pueda tener un diseño de POA y estructura diferentes.

"Como el Conacine es una institución inoperante, no nos afecta en nada. Está "funcionando" tanto tiempo sin un director. Hay que reestructurarlo. No funciona", dijo a su vez el cineasta Guillermo Medrano.

Como parte del gremio del cine, el realizador demandó una ley que reestructure todo de raíz, en la que el Estado tome una posición política decisiva. "Hay un ejemplo cercano, la Ley de Cine de Perú, que por ley tiene que haber un cortometraje peruano antes de cada película internacional y la sala está obligada a dar el 10 por ciento de la taquilla al director de dicho corto. Eso ha impulsado sin necesidad de que el Estado ponga un centavo. Acá no hay espacio para el cine boliviano", dijo.

Apoyó la idea de que el nuevo director del Conacine tendría que hacer una reestructuración y reelaborar la Ley del Cine.

"Hay bronca, cierta apatía y desunión en el gremio. No veo algo promisorio en el horizonte", expresó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario