miércoles, 12 de agosto de 2015

Video Cochabamba sufre en el Boquerón de Antezana

Un retorno imaginario a 1933, en Boquerón; balas, explosiones, sed, hambre, enfermedades, desesperación y muerte, y cuatro soldados de distintos puntos de Bolivia que coinciden en el fortín acorralado, en ese punto inhóspito del Chaco y que develan el lado absurdo de una guerra…

Este cúmulo de emociones y de sufrimiento permanente, pigmentado con dosis de sueños, poesía y esperanzas, es lo que se vivió anoche en el Cine Center durante la Premier de la película Boquerón, dirigida por Tonchy Antezana, a quien el público cochabambino, de pie, premió con aplausos y felicitaciones.

Durante cerca de dos horas, la película, que mezcla tomas aéreas, cámara rápida del movimiento de la naturaleza, algunos efectos especiales de la contienda bélica y tomas en blanco y negro en sintonía con la desesperación del momento histórico revive la situación de algo más de 600 soldados bolivianos acorralados en el fortín Boquerón por cerca de 12 mil paraguayos.

Pese a que el tiempo histórico es de sólo 21 días, las vidas ficticias de los soldados Luis Alberto (el protagonista), José María (el poeta), Tomás (el campesino) y Cañoto (el camba), además de los personajes reales de Manchego, Marzana y Ustáriz, sobre un contexto de guerra, hambre, sed, muerte y hasta locura, además del auxilio que nunca llega de parte del Gobierno boliviano, dejan la sensación de un sufrimiento interminable y de una reflexión sobre la valentía y la injusticia.

Las poesías de José María dejan un poco de ilusión y esperanza, las reflexiones de Luis Alberto desnudan el absurdo de la guerra, la vida de Tomás, el campesino rebelde de la época feudal boliviana arrastrado al campo de batalla, es una denuncia de carne y hueso. Ellos pueden representar a cualquiera de los soldados obligados a tomar las armas en el Chaco.

Al final, llega la “capitulación honrosa”. Algo más de 400 prisioneros bolivianos en Asunción durante los siguientes tres años, 138 fallecidos en Boquerón, y un público acongojado que reflexiona sobre esta guerra que sacudió al país hace más de 80 años, y que comienza a asignarle un valor distinto a la justicia, la paz y la vida.

Tres años de dura faena

Tres años de dura faena tomó la producción de Boquerón, de los cuales año y medio fueron para buscar financiamiento. La inversión inicial era de 580 mil dólares, “pero la hemos bajado a menos de la mitad porque se nos complicó conseguir el total de lo requerido, pero al final la hemos terminado”, comentó Tonchy Antezana.

Sin embargo, el guión, que fue merecedor de un premio, estaba listo hace más de 20 años. “Es un sueño que he podido cumplir”, dijo Antezana, quien agregó que la obra en un 95 por ciento está producida por cochabambinos.

En la premier, el alcalde José María Leyes, felicitó al director y comentó que la película servirá a las próximas generaciones para tomar conciencia de lo que fue esta contienda bélica.

En la premier, estuvieron presentes dos actores paraguayos (Julio Tórrez y Christian Gómez). La película, pese a tener como protagonistas a bolivianos, guarda mucho respeto por el vecino país.

“Boquerón” se estrenará mañana a nivel nacional y en Cochabamba estará en la cartelera de los cines Center (Cochabamba y Quillacollo), IC Norte y Capitol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario