miércoles, 26 de agosto de 2015

Comedia romántica con Aislinn Derbez: A la Mala

A la Mala, es una comedia romántica que cumple con su objetivo. A lo largo de la cinta se puede apreciar la belleza y el talento de Aislinn Derbez en una trama sencilla pero entretenida.

La música fue hecha por Rodrigo Dávila y su grupo Motel.

Aislinn Derbez aseguró que es una película que puede ver toda la familia y que está a la altura de las cintas hollywoodenses. El director es Pitipol Ybarra, quien pide que ya no se le diga cine mexicano porque el cine es universal.

LA HISTORIA

Aislinn Derbez es María Laura “Mala” Medina, una actriz que por falta de trabajo decide montar otro tipo de “numeritos” y presta sus servicios a la comunidad de mujeres sospechosas de que sus novios son infieles. La protagonista, vestida como toda una femme fatal, los seduce y si ellos caen hay consecuencias A la Mala.

La historia se desencadena cuando una de estas “clientas”, una famosa productora, quiere que Mala le ayude a “castigar” a un ex. Primero debe enamorarlo y después dejarlo para que la mujer lo recupere. Si bien el plan está muy agujerado, es el pretexto que inicia la historia de encuentros, desencuentros y romance entre María Laura y Santiago (Mauricio Ochmann). No obstante, también hay tiempo para la ironía, el sarcasmo y comic relief inteligentes pese a que claramente se sabe hacia dónde irá la historia.

El hombre al que la protagonista debe conquistar es un adinerado empresario, con quien desarrolla una historia de odio-amor-prejuicios-apariencias semejante a la de los protagonistas de Orgullo y prejuicio, Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, claro que en un contexto moderno y tropicalizado.

Pero en A la Mala no todo gira en torno a los protagonistas por mucho que son el motor de todo, sino que se adereza con un sólido reparto compuesto por Luis Arrieta y Juan Diego Covarrubias (en su debut en cine) que son los ideales contrapuntos cómicos a una trama que tampoco se toma muy en serio y por lo mismo se mantiene fresca dentro de la fórmula de la comedia romántica. Derbez, Ochmann, Arrieta, Covarrubias y Aurora Papile construyen una química natural en pantalla, que a veces parece leyenda urbana dentro del cine mexicano.

Este loable trabajo actoral –cómico pero no excesivo– se complementa con un desfile de cameos de famosos del cine y la televisión mexicana, que incluso llegan a burlarse de sí mismos, lo que abona a una comedia que en sí misma ya era ocurrente.

Los personajes se sienten reales, los temas de los que habla son cotidianos -los prejuicios, las apariencias, los dilemas profesionales, personales-, incorpora escenas de acción -para las cuales Aislinn Derbez tomó clases de manejo y aprendió a derraparse- y, de pasadita, critica a la industria, al cine y la televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario