miércoles, 17 de junio de 2015

Sobrevivir en la cárcel: Dale duro

Cuando James (Will Ferrell), un millonario gestor de fondos, es acusado de fraude y condenado a pasar un tiempo en la prisión de San Quentin, el juez le concede 30 días para que ponga sus asuntos en orden.

Desesperado, acude a Darnell (Kevin Hart) para que le ayude a prepararse para una vida entre rejas. Sin embargo, y en contra de lo que James pensaba, Darnell es propietario de un pequeño negocio, además de ser muy trabajador, y no solo no ha estado nunca en la cárcel, sino que nunca le han puesto una multa. Juntos harán todo lo posible para que James se vuelva un tipo duro y, en el proceso, descubrirán lo equivocados que estaban con respecto a lo que pensaban el uno del otro y muchas otras cosas.

NOTAS DE PRODUCCIÓN

Will Ferrell y Kevin Hart protagonizan la comedia Dale duro, en la que también intervienen Tip “T.I.” Harris, Alison Brie y Craig T. Nelson.

Etan Cohen se estrena como director de la película tras una exitosa carrera como guionista en la que ha participado en varios títulos.

La idea para Dale duro surgió cuando los socios de producción Will Ferrell y Adam McKay se imaginaron cómo respondería una persona normal y corriente si, de repente, pasara de tener una vida cómoda y agradable a cumplir una condena en prisión durante 10 años. Ferrell, quien interpreta al personaje que se ve inmerso en esta situación, recuerda que ambos se preguntaron qué se sentiría en el preciso momento en el que te enteras de que vas a ingresar en prisión. ¿Qué se te pasaría por la cabeza? ¿Cómo te prepararías para ello? ¿Intentarías huir del país inmediatamente?

En palabras de Ferrell: “Es como de esas pesadillas en las que te las tienes que ingeniar para sobrevivir. Te pones a pensar en cosas como ‘Voy a tener que aprender a pelear o a hacer favores sexuales; puede que incluso tenga que unirme a una banda’; ese tipo de cosas que suceden en las películas con las que piensas ‘Voy a morir. O voy a ser la putita de alguien’”.

Kevin Hart no se lo discute. “Le doy siete minutos”, bromea Hart, quien protagoniza junto a Ferrell esta divertida y satírica comedia cuya trama trata sobre la historia de dos tipos que trabajan en el mismo edificio pero viven en dos mundos muy diferentes, hasta que hacen un trato insólito que posiblemente suponga un gran cambio en sus vidas y que les obligará a dejar a un lado sus prejuicios más básicos y desternillantemente inusuales.

Todo comienza cuando al personaje de Ferrell, James, un gestor de fondos que posee una inmensa fortuna, la mansión más grande de todas y la prometida más sexy que puede comprar con su dinero, le pillan con las manos en la masa. Para colmo, además de haber sido condenado por el tipo de fraude que le costaría a una persona normal todos sus ahorros, James acude a la única persona que piensa que le puede ayudar a prepararse para entrar en chirona: Darnell, quien se encarga de limpiar el coche de James y de quien da por hecho que ha pasado un tiempo en la cárcel, desde un punto de vista estadístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario