miércoles, 3 de junio de 2015

El mundo secreto de los espías en tono de comedia: Espías

LA HISTORIA

Susan Cooper (Melissa McCarthy) es una modesta y sedentaria analista de la CIA y la heroína olvidada de las misiones más peligrosas de la agencia. Pero cuando su compañero (Jude Law) desaparece de la faz de la tierra y otro agente importante (Jason Statham) se ve envuelto en problemas, Susan se presenta voluntaria para emprender una misión encubierta en la que se tendrá que infiltrar en el mundo de un sanguinario traficante de armas para evitar un desastre mundial.

LA PRODUCCIÓN

Melissa McCarthy vuelve a trabajar por tercera vez con el guionista-director Paul Feig, después de las exitosas La boda de mi mejor amiga y Armadas y peligrosas. Esta vez añade un montón de acción a su característica comedia y ubica la historia en maravillosas ciudades europeas. Los desconocidos y abarrotados entornos de capitales famosas como Roma, París y Budapest se suman a la confusa transición de Susan al mundo de la intriga y el misterio del espionaje internacional.

Feig afirma: “Soy un gran fan de las películas de espías y quería crear una comedia de acción dentro de ese género. La comedia procede de los personajes, no se trata de una parodia o sátira; el peligro y la acción son genuinos. Queríamos que mantuviera el tono de una película de espías, pero que siguiera siendo lo más divertida posible. También quería crear una historia cercana, con la que todos nos pudiéramos preguntar: ‘si me reclutaran como espía y me enviaran a una misión, ¿cómo reaccionaría?’ Melissa es perfecta para el papel porque, además de tener un talento extraordinario, puede hacer de ‘persona corriente’ y provocar un profundo sentimiento de empatía y apoyo”.

Teniendo en cuenta que tanto él como McCarthy comparten el mismo sentido del humor y el deseo de llegar hasta el corazón de las historias y de no quedarse sólo en las risas, Feig afirma que los dos se empujan mutuamente para llegar a sitios hasta donde no podrían llegar solos.

Espías está grabada mayoritariamente en Budapest (Hungría), que hace también de Roma y París en la película.

La llamativa y variada arquitectura de la ciudad permitió a Sage utilizar sus interesantes paisajes y sus característicos barrios para diferenciar las tres capitales. Buda, en el lado oeste del Danubio, tiene colinas y sinuosas calles adoquinadas que hacían las veces de Roma. Mientras que otra zona, Pest, con abundantes árboles y vegetación servían para simular la ciudad de París, a la que los directores quisieron añadir un poco más de luz y tonalidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario