miércoles, 27 de mayo de 2015

Terremoto: la falla de San Andrés

ARGUMENTO

Cuando se vence la infame Falla de San Andreas, causando un terremoto de magnitud de más de 9 grados en la escala de Richter en California, un piloto de helicópteros de rescate (Dwayne Johnson) y su esposa (Carla Gugino), de quien estaba separado,parten juntos desde Los Ángeles hacia San Francisco para salvar a su única hija.

Pero su peligroso viaje hacia el norte sólo es el principio y, cuando piensan que todo ya ha pasado… lo peor está aún por comenzar.

SOBRE EL FILME

El thriller de acción Terremoto: la falla de San Andrés reúne a Dwayne Johnson con el director Brad Peyton y con el productor Beau Flynn, tras su colaboración en el éxito taquillero a nivel mundial: Viaje al centro de la Tierra 2.

La película también es estelarizada por Carla Gugino, Alexandra Daddario, Ioan Gruffudd, Archie Panjabi, Hugo Johnstone-Burt, Art Parkinson y el actor nominado al Oscar, Paul Giamatti.

Terremoto: la falla de San Andrés imagina al terremoto de magnitud más alta registrado en la historia. Un enjambre sísmico sobre una falla previamente desconocida cerca de la Presa Hoover, en Nevada, cruza la frontera estatal y desata la infame Falla de San Andreas en California. De ella brota una sacudida enorme que impacta a Los Ángeles hasta su médula. El sismo viaja por toda la falla, y desata una reacción en cadena de caos y destrucción que llega hasta San Francisco.

Dwayne Johnson estelariza como el personaje principal de la historia, Ray, un piloto de helicóptero de rescate de la LAFD que embarca en una misión profundamente personal tras la llegada del desastre, jurando mantener a salvo tanto a su esposa –de quien se encuentra separado– como a su única hija en medio del creciente caos. “Me cautivó el guión. Me conmovió. Me sujetó y no pude soltarme”, dice el actor. “Cuando un terremoto golpea no hay advertencia previa. Los movimientos en las placas tectónicas pueden desatar réplicas e inclusive sismos adicionales y lo único que puedes hacer es sobrevivirlo, minuto a minuto, y es por esto que ‘San Andreas’ es una experiencia cardiaca. No pasa un minuto sin acción”.

“Una película como esta se trata de tamaño y alcance”, continúa. “Te estás imaginando el terremoto más grande de todos los tiempos y tienes que preguntarte, ¿cómo se vería eso para el público? Pero para Ray más bien trata sobre la supervivencia. Está intentando mantener junta a su familia, y para lograrlo no sólo se enfrenta al desastre”.

Fue esta fusión entre una calamidad a gran escala y las conexiones personales intensas que atrajo al proyecto tanto a Johnson como al director Brad Peyton, mientras el guión continuaba en las etapas finales de desarrollo con el productor Beau Flynn. Los tres habían colaborado anteriormente en la exitosa película taquillera “Journey 2: The Mysterious Island”, y les agradó la idea de volver a trabajar nuevamente juntos y en un proyecto muy distinto en el que todo –la acción, la escala, la emoción– se amplifica.

La idea para Terremoto: la falla de San Andrés empezó con Flynn, un aficionado de los clásicos del cine de desastres naturales que tenía la ilusión de actualizar el género con las capacidades de 3D y la tecnología de punta para crear imágenes fotorrealistas. Más allá de eso, concede, “el motivo por el cual esta película es más personal es porque, a tres semanas de mudarme a Los Ángeles, pegó el sismo de Northridge. Nunca había sentido un temblor antes y experimentar un sismo de esa magnitud fue poderoso y aterrador. Te sientes muy pequeño y humilde”, dice el director Brad Peyton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario