martes, 19 de mayo de 2015

Los «puntazos» de Pixar en 20 años de vanguardia visual, mimo y emoción

Ayer se vivió en el 68 Festival de Cannes la primera gran ovación de esta presente edición, que fue para «Inside Out», la nueva maravilla animada de Pixar que se proyectó fuera de competición. Fue una ronda de aplausos de las que no se recuerdan. Es más, fueron dos grandes ovaciones. «La genial, divertida y emocionante películade Pete Docter, creador de 'Up', rompe el aplausómetro del Festival», cuenta en su crónica Oti Rodríguez Marchante, el enviado especial de ABC a Cannes. En conclusión: Pixar lo habían vuelto a hacer.

La historia de esta compañía fue exitosa ya en sus pasos iniciales, desde la primera película que lanzaron («Toy Story») a, como acabamos de ver, ésta última recién estrenada. Por el camino han ido dejando los ya grandes clásicos de la animación, como «Los Increíbles» o «Up». Con la innovación por bandera, poseen un toque distintivo que ha convertido a su marca en un sinónimo de audacia y genialidad.

En 1995, conocimos al vaquero Woody y a Buzz Lightyear, los dos juguetes de un niño llamado Andy. Era la primera película realizada por esta compañía y también el primer filme creado en su totalidad mediante efectos de animación digitales. «Toy Story» recaudó casi 70 millones la primera semana de su estreno en Estados Unidos, lo cual la situó en tercer lugar en la lista de películas de animación que más beneficios han obtenido, detrás de «El Rey León» y «Aladdin», según la página española de Disney.

Su creador, el respetadísimo John Lasseter, quiso que el mundo de «Toy Story» pareciera real a diferencia de las películas clásicas de Disney. Los marcos de la casa de Andy están rotos, el parqué del suelo tiene raspado... «Toy Story» estableció la pauta estética que sería marca de la casa. Después, la propia saga continuaría con una segunda (2000) y tercera parte (2010).

No hay comentarios:

Publicar un comentario