miércoles, 1 de abril de 2015

‘Home: Hogar, dulce hogar’, el cine en proyección: La alta tecnología de los Estudios Dreamworks

Desde que Tim Johnson dirigiera en 1998 Hormiguitaz, de DreamWorks Animation, la tecnología de la animación ha dado saltos espectaculares debidos, en gran medida, a las innovaciones de la empresa.

El arte y la tecnología se juntan a lo grande en DreamWorks Animation, brindando ésta grandes posibilidades al artista y a la animación.

El estudio da a sus artistas, incluidos Johnson y sus equipos, rienda suelta creativa con un conjunto de herramientas que les permite emplearse sin esfuerzo, de forma eficaz y efectiva, en hacer realidad sus conceptos creativos.

Ésa es la razón por la que DreamWorks Animation se embarcó en la creación de una tecnología totalmente nueva que se utilizaría en el diseño de sus películas. Home: Hogar, dulce hogar es la segunda película, después de Cómo entrenar a tu dragón 2, en utilizar completamente Apollo, la nueva plataforma patentada de la empresa. Apollo, que ha exigido cinco años de trabajo a sus creadores, permite al artista controlar y manipular datos de forma natural e intuitiva, creando un resultado final que es visualmente más rico y de ámbito más amplio para el espectador.

Apollo cuenta con dos componentes básicos de software, Premo y Torch. Premo es la herramienta de animación que permite a los artistas trabajar con personajes de alta resolución en tiempo real en sus tabletas, manipulando con un lápiz el personaje de una forma natural que deja margen para más experimentación. Los artistas trabajan a la velocidad de su imaginación esculpiendo, en lugar de manejando una compleja telaraña de curvas y hojas de cálculo. Torch es la herramienta de iluminación que habilita a cada artista para que cree una gran cantidad de imágenes a través de la gestión de millones de archivos, de centenares de artistas y partiendo de miles de iteraciones.

Johnson afirma que estos grandes adelantos de la alta tecnología son, por encima de todo, liberadores. “Los artistas pueden mostrarme más fácilmente distintas formas de animar e iluminar una toma, y yo puedo revisar rápidamente los resultados de la información que recibo”, explica. “En vez de esperar que la tecnología se ponga al día, nuestras innovaciones me permiten centrarme en el humor, la intención, la motivación y la emoción de la historia, mientras que los artistas hacen el resto”.

RECORRIENDO EL MUNDO

Home: Hogar, dulce hogar embarca a Oh, a Tip y al público en un recorrido mundial desde Estados Unidos a China pasando por Francia y, por fin, a Australia. Es una expedición épica en la que participan millones de naves espaciales Boovianas y que incluye una tecnología que anula la gravedad en todo el planeta. Una gigantesca nave nodriza Gorg también transmite una escala impresionante.

París sirve de Mando Central a los Boov. Los aspirantes a conquistadores se han apoderado de la Torre Eiffel, a la que han rebautizado como “La Gran Antena”, y en la que se cuelan Tip y Oh con la esperanza de hallar a la madre de la primera.

EL DISEÑO DE HOME

El diseño de producción es una mezcla intrigante de lo familiar y lo extraterrestre. Entre los rasgos característicos de los Boov están un cuerpo regordete, una cara enérgica y de ojos brillantes, seis piernecitas y unos “carámbanos nasales” que parecen tentáculos situados donde esperaríamos que estuvieran las orejas. “Son una especie estrafalaria pero adorable”, dice Johnson.

Quizá el rasgo definitorio de los Boov sea su energía emocional con código de colores que los convierte en anillos de humor vivientes. Un tono amarillo indica miedo (y, por cierto, se asustan a menudo); el rojo es señal de ira; y el azul (lo han adivinado) significa que están tristes.

IDIOMA: BOOVISMOS

El autor de ‘The True Meaning of Smekday’, Adam Rex, creó la característica interpretación del idioma por parte de los Boov. Los realizadores ampliaron el ingenioso retorcimiento del lenguaje obra del autor, tarea a la que Jim Parsons aportó un enfoque especialmente inventivo. “Jim comenzó a apoderarse de la gramática Booviana y a inventar su propia y extraña sintaxis”, recuerda Johnson. “Los Boov ven el mundo a través de la loca lente de una lengua que no reconoce normas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario