miércoles, 11 de febrero de 2015

Kingsman: El Servicio Secreto’: Versión irreverente de James Bond

Descartada la posibilidad de ser el próximo James Bond, el actor británico Colin Firth se ha lanzado a los brazos de Matthew Vaughn (X-Men: Primera Generación) en Kingsman, un homenaje a las viejas películas británicas de espías, en clave cómica y salvaje.

“Las películas de Bond, o de superhéroes, o los dramas espaciales de la década de los 60 y 70 eran mucho más extravagantes y más ‘kitsch’ que las que se hacen ahora”, ha explicado el actor a Efe.

“Eso es lo que nos ha dado la oportunidad de hacer esta película y de regresar a lo auténtico”, ha precisado sobre Kingsman: Servicio Secreto.

Aunque hasta ahora se ha dejado ver principalmente en papeles dramáticos, como El topo (2011) o El discurso del Rey (2010), con la que se llevó el Premio Oscar, a sus 54 años Firth se ha reinventado con un papel en el que reparte puñetazos y desprende una caballerosa elegancia en la misma medida.

Paraguas que disparan balas, mecheros que son granadas o cuchillas en los zapatos, Vaughn no renuncia a ninguno de los artilugios del espía clásico británico, y por supuesto tampoco al villano, en este caso un Samuel L. Jackson en estado de gracia que interpreta a un retorcido genio de la tecnología.

El trío de estrellas se completa con Michael Caine, el jefe de la peculiar agencia de espionaje Kingsman, una especie de caballeros de la mesa redonda modernos que trabaja al margen de los gobiernos.

Para Taron Egerton, de 25 años, que ha acompañado a Firth en la presentación del filme en Madrid, es su primera película y en ella interpreta a Eggsy, un joven capaz de transformarse de chico errante de la calle a refinado agente secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario