miércoles, 17 de septiembre de 2014

El cine en proyección: ‘Transcendence’ con Johnny Depp

Transcendence nos cuenta la historia de un científico que es tiroteado por un grupo terrorista antitecnológico. En estado terminal, su mujer y colega de trabajo trasladará su mente a un superordenador aunque con inesperadas consecuencias.

Johny Depp es el protagonista de este filme de ciencai ficción. “A veces uno debe tomar decisiones en apenas un segundo. Cuando quieres a alguien y esa persona se está muriendo y tienes la capacidad de descargar su mente en un ordenador, ¿lo harías?”, pregunta Depp.

El filme, producido por Christopher Nolan y Emma Thomas, muestra un proyecto para recrear la inteligencia artificial de apariencia humana.

A más de Depp, la cinta contó con la actuación de Rebecca Hall y Morgan Freeman. El costo de la producción se incrementó a unos 100 millones de dólares por unos efectos especiales que agregaron, y esto sin contar con la promoción.

Transcendence es la ópera prima como director de Wally Pfister, director de fotografía ganador del Óscar y colaborador habitual de Christopher Nolan en títulos como Memento y su trilogía de Batman. Pfister ha dirigido la película a partir de un guión de Jack Paglen.

“Una vez activada, una máquina sensible puede superar rápidamente los límites de la biología... Y en poco tiempo, su poder analítico será mayor que la inteligencia colectiva de todas las personas que han pasado por la historia del mundo. Ahora imaginen, tal entidad con una gama completa de emociones humanas, además de una consciencia propia. Yo lo llamo Transcendencia”.

¿Es la inteligencia artificial una amenaza para nuestro modo de vida actual? Tal vez aún no pero, ¿qué pasa si la llevamos al siguiente nivel, si los ordenadores reciben la capacidad no sólo de pensar, sino de sentir?

Transcendence, está ambientada en un futuro no muy lejano, explora la posibilidad muy real de que los humanos, en nuestro intento de crear un mundo mejor, más eficiente y autosostenible a través de la tecnología, podamos ir demasiado lejos. Pues las emociones no son siempre positivas: ¿acaso una máquina con la capacidad para ser amable no poseería también la capacidad para ser amenazadora?

Transcendence propone que podemos conseguir lo que se ha dado en llamar la singularidad. Pfister explica: “Tal como lo definimos en la película, la singularidad consiste básicamente en subir el cerebro humano a un superordenador: la duplicación de cada sinapsis, cada neurona... hasta el último resquicio de actividad cerebral va a parar a una máquina, que entonces cobra consciencia”.

La película pretende ilustrar la naturaleza coercitiva de las máquinas que creamos y de cómo nos controlan como cultura. Es un camino que podría decirse que ya estamos siguiendo y el filme intenta prever ese punto en que podríamos encontrarnos en 10 o 20 años, un momento revolucionario y emocionante... a la par que preocupante.

Johnny Depp interpreta al científico que no sólo es responsable de los avances que hacen posible la singularidad (transcendencia), sino cuyo cerebro se convierte en su primer sujeto de pruebas. “Lo que encontré especialmente interesante de esta historia fue la idea de que un hombre genial, un tipo sencillo que adora a su mujer y hace el crucigrama del periódico cada mañana, es capaz de llevar su pericia al punto en que el ego, el poder y la pasión podrían acabar por convertirlo en una especie de dios mecánico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario