jueves, 16 de enero de 2014

El Código de Honor Samurái llevada a la pantalla grande

“Los 47 Ronin” es una película basada en la leyenda de Los 47 rōnin (samurái sin señor); historia que, según estudios, sucedió entre 1701 y 1703, y es la más famosa en el código de honor samurái: el Bushidō.

Luego de que Kai (Keanu Reeves), un “mestizo”, entre inglés y japonés, que es rechazado por los demás samuráis por su origen, se enamorare de la princesa Mika (Kou Shiasaki), Lord Asano Naganori (Min Tanaka), padre de ésta, es muerto injustamente por motivo de embrujo; entonces, Oishi (Hiroyuki Sanada) debe vengar su muerte junto a los demás samuráis.

Película producida por Warner Brothers, rodada en Hungría, Inglaterra y Japón, “Los 47 Ronin” presenta animaciones de seres mitológicos que no saturan el desarrollo de la trama. El personaje de Reeves, que es adicional a la leyenda verdadera, permite darle al filme ese toque anglo al que el público medio está acostumbrado.

Si bien los efectos de sonido no son altamente impresionantes, el desafío de la presentación en tres dimensiones -así se la presenta- hace, como es frecuente, que una película de acción tenga un aporte al solaz del público; claro, para aquellos que están acostumbrados a este sistema digital y lentes en azul y rojo, ya que a muchas personas les viene como un martillazo en la cabeza y una revuelta de intestinos.

Se puede oír durante la proyección, entre las butacas, risas de los espectadores, suspiros, gemidos de bronca y sonoras engullidas de saliva ante el emotivo final.

“Los 47 Ronin” es una película que queda en el recuerdo y permite conocer muy de soslayo, no a profundidad, una cultura diferente; pero es lo que se espera de un cine hollywoodense. Ágil en la trama, es una película que queda en el recuerdo, por lo menos, a mediano plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario