miércoles, 31 de julio de 2013

Blue Jasmine es lo último de Woody Allen

Woody Allen: “A mí nadie me toma en serio”. Frente a la indiferencia habitual del cineasta, los críticos de EEUU reciben con locura el estreno de ‘Blue Jasmine’, según algunos su mejor película en la última década.

Su último filme, Blue Jasmine, llega ahora a las pantallas estadounidenses como una oda a la reflexión, una fábula moral dedicada a ese momento de constricción, al arrepentimiento por lo que se hizo o quizá por lo que no se hizo que todo el mundo vive en algún punto de su vida. Y como el director, guionista, y sobre todo autor, aunque cada vez menos actor, reconoció a 'El País' de España, durante el rodaje de la película, de autocrítica y autoanálisis, que él sabe mucho. Porque, como dijo en un momento de sinceridad: “Yo nunca volví a empezar. Caí en picado y a partir de ese momento ya nunca volví a enderezarme”.

Amante de las filmaciones en exteriores, es la primera película en una larga temporada con la que Allen regresa a Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario