miércoles, 19 de junio de 2013

La evolución de un superhéroe moderno

Nacido como Kal-El de Krypton, criado como Clark Kent en la Tierra. ¿A cuál de los dos mundos pertenece? ¿Por cuál de los mundos debe luchar? Estas son las preguntas a las que se enfrenta Superman, y las decisiones que tome determinarán el destino del planeta al que siempre ha llamado hogar.

“En el mundo de los superhéroes, Superman es la figura que nunca cede, que existe para representar lo mejor que todos podemos ser”, declara el director Zack Snyder. “Él es el ideal, él es a lo que aspiramos, ese dios mágico y dorado, el tipo de ícono que se ha extendido más allá del mundo de los cómics hacia el mundo de la cultura popular”.

Creado por el guionista Jerry Siegel y el artista Joe Shuster y tras aparecer por primera vez en el cómic Action Comics #1, publicado el 18 de abril de 1938, Superman rápidamente se convirtió en un fenómeno cultural, ganándo fans en todo el mundo en versiones animadas y con actores de carne y hueso en prácticamente todos los medios de entretenimiento conocidos. En largometrajes, programas de TV, radio, videojuegos, medios sociales y literatura, ha combatido a algunos de los más grandes villanos de la historia.

Dado el carácter icónico del personaje, Henry Cavill, quien surca los cielos en la aventura de acción de Snyder, se sentía tan emocionado como honrado por interpretar al personaje principal en El Hombre de Acero. “Superman es una de las figuras verdaderamente especiales que el hombre ha creado en la historia”, relata. “Él representa la esperanza, la habilidad de triunfar sobre la adversidad a pesar de tenerlo todo en contra. Eso es algo a lo que siempre puedes aferrarte, sin importar en qué etapa de tu vida estés o lo que esté pasando en el mundo. Siempre enfrentaremos dificultades de una u otra forma, y por lo tanto la esperanza siempre jugará un papel significativo en nuestras vidas. Cubrirme con ese manto de esperanza, en el rol de Superman, era una oportunidad que simplemente no podía dejar pasar”.

Si bien es conocido por su habilidad de incorporar intensa acción a sus películas y crear mundos fantásticos en la pantalla, Snyder inicialmente dudó frente a la responsabilidad de traer una vez más a uno de los primeros superhéroes de los cómics a las pantallas de cine. “Me encantaban los cómics cuando era joven, y Superman era uno de mis favoritos, así que no estaba seguro de querer hacerlo”, reconoce. “No estaba seguro de poder llevar al personaje a donde nunca antes había estado”.

Entonces leyó el guion que David S. Goyer había escrito, basado en una historia que Goyer creó junto a uno de los productores de la película, Christopher Nolan. “Sin romper las reglas, sin quitarle nada de lo que lo hace Superman, pudieron transformarlo en algo con lo que todos nos podemos identificar”, dice Snyder. “Me llevaron en un viaje que me resultó interesante, y esa fue la razón para hacerlo”.

Dice Nolan: “El público se sentirá familiarizado con la interpretación de Superman en Man of Steel como el superhéroe máximo, pero en las historias anteriores era una figura impenetrable, parecida a un dios, ahora lo mostramos más como una figura con quien identificarse, a la que le toca enfrentar asuntos muy humanos referentes al amor, la lealtad dividida y la familia, sin ser él mismo un ser humano”.

Para llevar al personaje en ese camino durante el proceso de producción, Snyder supo instintivamente que sería un desafío para él como realizador, a pesar de haber trabajado en el género anteriormente.

Para capturar ese realismo, el director decidió filmar en celuloide y en 2D en vez de 3D, para convertirlo en 3D en la posproducción. Snyder continua: “Zack sintió que un estilo íntimo de filmar, incluyendo cámaras portátiles, nos ayudaría a conectarnos con Clark, al que, cuando vemos por primera vez, está como perdido, intentando encontrar su lugar pero sintiéndose muy fuera de lugar, algo que todos hemos sentido en algún momento en nuestras vidas”.

Al escribir la historia que Nolan y él habían concebido, el guionista David Goyer determinó que “la película trata sobre tomar decisiones. Se trata de un hombre con dos padres: Jor-El, el padre kriptoniano de Kal, y Jonathan Kent, el papá de Clark en la Tierra. Hasta cierto punto, Clark/Kal ha crecido con dos historias paralelas, aunque solo ha conocido una hasta ahora. Y ahora tiene que reconciliar lo que ha aprendido de cada uno de ellos si quiere convertirse en el hombre que sus dos padres hubiesen querido que sea, cada uno a su modo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario