domingo, 30 de diciembre de 2012

Tony Guerrero 'Ilegal' en el cine y la vida

Jesús "Jaqui" Gutiérrez es un mexicano que se establece sin visa en Estados Unidos. Hace todo tipo de trabajos hasta que finalmente logra el que siempre había querido. Pero, ya cerca del éxito, las circunstancias dan un giro inesperado y el sueño de su vida está a punto de acabar.

Esta es la sinopsis de una comedia recientemente estrenada en Atlanta, "Undocumented executive" (Ejecutivo indocumentado) y también la historia de su protagonista, el mexicano Tony Guerrero, quien al igual que "Jaqui", es indocumentado.

Vida real. Aquí bien podría usarse la repetida frase de "la vida imita al arte", solo que en el caso de Guerrero no se narra en clave de comedia sino de drama y el final feliz no está garantizado.

Porque justo en lo que considera el momento más productivo de su vida como actor, Guerrero ha recibido una orden para salir del país antes del 24 de enero de 2013 por haber ingresado ilegalmente y, además, tener en su hoja de vida lo que la justicia estadounidense define como un "delito moral".

Indocumentado y discreto. Después de casi 13 años de vivir permanentemente en Atlanta, donde fundó grupos juveniles de teatro y ha desarrollado una carrera que parece estar empezando a despegar, Guerrero vive lo que considera una ironía: ser el protagonista de su propia historia.

"El año más grande para mí tiene la mancha de que será debut y despedida", aseguró a BBC Mundo el actor, quien en 1997 llegó de Veracruz con una visa de turista y se quedó más allá de su vencimiento por el "campo fértil" que dijo haber encontrado en Atlanta.

"Después de pelear tanto para ser alguien en este país y lograr el sueño americano. De ver tu cara en la pantalla y de que la gente te felicite por tu actuación. Y después se me cae el piso. Es superirónico", se lamenta Guerrero.

La confesión. Guerrero nunca hizo pública su condición de inmigrante indocumentado, hasta que en septiembre pasado le llegó la orden de salida voluntaria de EEUU y decidió "confesarse" con sus colegas, incluyendo al director de "Undocumented executive", Brian Kosisky.

A medida que se acerca la fecha de su salida voluntaria, Guerrero ha ido reuniendo documentos para intentar cambiar la decisión de la justicia. Ha obtenido cartas de recomendación de políticos locales y hasta un senador estatal de Georgia, Curt Thompson, le ha expresado su apoyo.

Todo dependerá de cuánto peso la Corte de Inmigración de Atlanta quiera darle a la documentación que eventualmente se le presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario