jueves, 13 de diciembre de 2012

Basada en una historia real: Amigos (Intocables)


LA HISTORIA

Tras un ac­ci­den­te de pa­ra­pen­te, Phi­lip­pe, un ri­co aris­tó­cra­ta, con­tra­ta a Driss co­mo asis­ten­te y cui­da­dor, un jo­ven pro­ce­den­te de un ba­rrio de vi­vien­das pú­bli­cas que ha sa­li­do re­cien­te­men­te de pri­sión... En otras pa­la­bras, la per­so­na me­nos in­di­ca­da pa­ra el tra­ba­jo.

Jun­tos, van a mez­clar a Vi­val­di y Earth, Wind & Fi­re, la dic­ción ele­gan­te y la jer­ga ca­lle­je­ra, los tra­jes y los pan­ta­lo­nes de chán­dal...

Dos mun­dos van a cho­car y van a te­ner que en­ten­der­se mu­tua­men­te pa­ra dar lu­gar a una amis­tad tan de­men­cial, có­mi­ca y só­li­da co­mo ines­pe­ra­da, una re­la­ción sin­gu­lar que ge­ne­ra ener­gía y los ha­ce... ¡in­to­ca­bles!.

NOTAS DE PRODUCCIÓN

Amigos (Intocables), fue seleccionada para participar en el Fes­ti­val de Ci­ne de San Se­bas­tián 2011.

Ava­la­da por los pro­duc­to­res de Los Se­duc­to­res, la pe­lí­cu­la es­tá di­ri­gi­da por una pa­re­ja de di­rec­to­res fran­ce­ses Oli­vier Na­ka­che y Eric To­le­da­no, y es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Fran­çois Clu­zet (Pe­que­ñas men­ti­ras sin im­por­tan­cia) y Omar Sy (Mic­macs).

¿Có­mo die­ron con la idea de Ami­gos (In­to­ca­bles)? El di­rec­tor Oli­vier Na­ka­che res­pon­de: “Se re­tro­trae a 2003. En cier­ta ve­la­da, es­tu­vi­mos vien­do un do­cu­men­tal que nos mar­có: A la vie, a la mort. Tra­ta­ba so­bre un muy im­pro­ba­ble en­cuen­tro en­tre Phi­lip­pe Poz­zo di Bor­go, que se ha­bía que­da­do te­tra­plé­gi­co tras un ac­ci­den­te prac­ti­can­do pa­ra­pen­te, y Ab­del, un jo­ven pro­ce­den­te de las vi­vien­das so­cia­les con­tra­ta­do pa­ra cui­dar­le. En aque­lla épo­ca, aca­bá­ba­mos de ro­dar Je pré­fè­re qu’on res­te amis (2005). Pro­ba­ble­men­te, no éra­mos aún lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ros en aquel mo­men­to pa­ra abor­dar aquel te­ma, pe­ro el do­cu­men­tal se que­dó en no­so­tros. Y a me­nu­do lo veía­mos de nue­vo... y, tras Te­lle­ment pro­ches (2009), sen­ti­mos que qui­zá ya era el mo­men­to de tra­ba­jar la his­to­ria”.

Eric To­le­da­no, dice: “Las cir­cuns­tan­cias eran al­go es­pe­cia­les tras ese filme, en el que Omar da­ba vi­da a un mé­di­co. Ya ha­bía si­do muy re­con­for­tan­te ver­le cre­cer co­mo ac­tor a nues­tro la­do en Aque­llos días fe­li­ces (Nos jours he­reux, 2006), por lo que na­tu­ral­men­te que­ría­mos con­ti­nuar con él es­ta aven­tu­ra. Nos pa­re­cía que a Omar to­da­vía no se le ha­bía ex­traí­do to­do el po­ten­cial que tie­ne pa­ra la pan­ta­lla gran­de. Y en­ton­ces, la re­la­ción en­tre Phi­lip­pe y Ab­del re­gre­só a no­so­tros co­mo un boo­me­rang, co­mo al­go ob­vio. De tal mo­do que le mos­tra­mos a Omar el do­cu­men­tal por ver si le po­día in­te­re­sar. Al ob­te­ner una reac­ción po­si­ti­va por su par­te, fi­nal­men­te per­ci­bi­mos que es­ta his­to­ria te­nía to­do cuan­to busc­ába­mos: una his­to­ria in­creí­ble, un te­ma po­ten­te, mu­cho hu­mor... Y más allá de eso, to­do cuan­to Oli­vier y yo ad­mi­ra­mos: gen­te que, en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, no pier­de su sen­ti­do del hu­mor y man­tie­ne el op­ti­mis­mo. Al fin y al ca­bo, así es có­mo fun­cio­na­mos co­ti­dia­na­men­te: éra­mos cons­cien­tes de que te­nía­mos co­sas que de­cir de un te­ma co­mo és­te”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario