domingo, 15 de julio de 2012

Cuestionan filmes bolivianos incluidos en lista internacional

Películas bolivianas poco conocidas y algunas incluso sin estrenar en sala representan al país en el catálogo Butaca Andina, que presentó a principios de mes la Comunidad Andina (CAN). La selección, realizada por el Consejo Nacional del Cine (Conacine), fue criticada por importantes críticos del país, por tratarse de una muestra que no representa la actualidad del cine boliviano.

El catálogo fue dado a conocer durante la inauguración de la XII Reunión de Autoridades Cinematográficas de Iberoamérica (CACI). “Busca fortalecer la difusión, promoción y comercialización de las producciones cinematográficas de los cuatro países que forman parte de este grupo”, en los cuales serán exhibidas y promocionadas.

“En esta selección hay películas que bajo ningún concepto deberían representar a Bolivia. No creo que a nivel institucional el país deba comprometerse con la promoción de proyectos fallidos. En este catálogo hay una muestra representativa de lo bueno, regular y lo pésimo que hacemos”, comentó el crítico Mauricio Souza.

Una mirada similar tiene Pedro Susz, otro conocido crítico de cine del país. “Este catálogo excluye importantes títulos bolivianos estrenados en los últimos cinco años. No seleccionaron, por ejemplo, El Ascensor (2009), del director Tomás Bascopé, y Los Viejos (2011), de Martín Boulocq”, explicó.

Consultado al respecto, Demetrio Nina, director del Conacine, informó que la institución “lanzó hace dos meses una convocatoria para que todos los cineastas presenten sus películas para incluirlas en el catálogo. Se mandaron cartas y se publicó en las redes sociales. Muchos respondieron y otros no”. El director también dijo haber incluido “todas” las películas que llegaron.

“Si nos ponemos a elegir los títulos de este catálogo, sólo seis películas serían seleccionadas, el resto no merece estar en esa publicación por su baja calidad y representatividad”, opinó Souza.

Según Nina, la CAN solicitó para este catálogo filmes estrenados entre 2007 y 2011. “En Bolivia no tenemos muchas producciones y por eso pedimos que nos permitieran incluir algunos clásicos, uno de ésos es Chuquiago, de Antonio Eguino. También incorporamos trabajos de otros cineastas que no son tan conocidos, pero eso se debe a que nuestra filosofía busca difundir el trabajo de estos cineastas”, dijo.

En tal caso, según los críticos, faltan títulos como Dependencia Sexual (2003), de Rodrigo Bellott, El Atraco (2004), de Paolo Agazzi, La Chirola (2009), de Diego Mondacca, y Los andes no creen en Dios (2007), de Antonio Eguino, entre otros, que representaron al país en varios festivales y muestras internacionales.

Si de clásicos se trata, Susz aseguró que “faltan filmes que pueden considerarse referentes de Latinoamérica, como Vuelve Sebastiana, de Jorge Ruiz; Ukamau, de Jorge Sanjinés, y Wara Wara, de José María Velasco Maidana”.

En el artículo 7 de la actual Ley del Cine boliviano se establece que el Conacine tiene entre sus atribuciones registrar la propiedad intelectual cinematográfica, “por lo que una convocatoria no era la vía para seleccionar los filmes”, coinciden los críticos.

La norma indica que la institución tiene la obligación de “reconocer la calidad de ‘Film Nacional’ a aquellos que cumplan las condiciones requeridas”. Para ello, la norma boliviana incluye una clasificación de las películas de acuerdo con su calidad.

“El Conacine representa al cine nacional y debería hacer una selección detallada y no sólo incluir lo que le mandan, creo que lo que se ha hecho no es correcto”, sostuvo Souza.

Sergio Zapata, crítico de cine, declaró que “sin desmerecer la producción de los realizadores bolivianos que se tomaron el trabajo de enviar sus cintas, existen películas como Bartolina Sisa (2008), dirigida por el propio director del Conacine, que son más pedagógicas”.

Además de ese filme, Nina incluyó Autonomía: La lucha por la libertad (2001) y Santos Marka T’ula (2008), que también son de su autoría. “Otras incluso son tesis de fin de carrera de algunos estudiantes. Hay filmes que no tienen ningún valor cinematográfico, sino más bien un valor más pedagógico que deberían exhibirse en colegios”, comentó.

El polémico listado
El Consejo Nacional del Cine incluyó en el catálogo Butaca Andina 38 títulos de películas nacionales estrenadas entre 2001 y 2012.

El único clásico es Chuquiago, de Antonio Eguino, pues se incluyeron títulos como: Autonomía: la lucha por la libertad, de Demetrio Nina; Los hijos del último jardín, de Jorge Sanjinés; Di buen día a papá, de Fernando Vargas; Espíritus independientes, de Gustavo Castellano; Lo más bonito y mis mejores años, de Martín Boulocq; Ch’alla a la papa en Topohoco, de Filomena Nina Huarcacho, y El estado de las cosas, de Marcos Loayza, que se estrenaron entre 2001 y 2007.

También están: Evo pueblo y El cementerio de elefantes, ambas de Tonchy Antezana; Esa mierda no me la como más, de Luis Guaraní; Hermana constitución, de Soledad Domínguez; Licorcito de coca, de Adán Arancibia; Santos Marka T’ula y Bartolina Sisa, ambas de Demetrio Nina, las que se estrenaron entre 2007 y 2008.

Además se incluyeron títulos como América tiene alma, de Carlos Azpúrua; El regreso, de Milton Llanos; Historias de vino, singani y alcoba, de Rodrigo Ayala; Un día más, de Sergio Estrada, y Zona Sur, de Juan Carlos Valdivia, estrenadas en 2009.

De 2010 se enviaron títulos como Beatriz junto al pueblo, de Sergio Estrada; Cuentos urbanos, de Andrés Mercado Valle; El juego de la araña y la mariposa, de Adán Sarabia; En busca del paraíso, de Paz Padilla; Gud bisnes, de Tonchy Antezana; Historias de los que se van, de Nelson Martínez; Los restos del último amanecer, de Gustavo Castellano, y Bala perdida, de Mauricio Durán.

Los títulos Gregoria Apaza, de Gladiz Daza; Los gringos no comen llajua, de Adan Sarabia; Pacha, de Héctor Ferreiro; ¿Por qué quebró McDonald’s?, de Fernando Martínez; San Antonio, de Álvaro Olmos; Vidas Ajenas, de Óscar Cárdenas; La última jugada, de Paz Padilla, y El pecado de la carne, de Elías Serrano, se presentaron en 2011. En tanto que las producciones de 2012 que figuran en el catálogo son: Sin intenciones para amar, de Homero Rodas, y Atrapados en azul, de Luis Guaraní.

No hay comentarios:

Publicar un comentario