jueves, 17 de mayo de 2012

Cinco de los primeros largometrajes del cine nacional

La historia del cine boliviano se inicia a finales del siglo XIX, cuando se realizan las primeras proyecciones cinematográficas en la ciudad de La Paz. Las primeras filmaciones cinematográficas en Bolivia se realizan a partir de la segunda década del siglo XX y a partir de ahí, el cine ha sufrido cambios, sobre todo tecnológicos en cuanto a su producción. En este espacio hemos querido hacer mención de cinco producciones cinematográficas que se rodaron en nuestro país en los primeros 50 años del Cine boliviano.

CORAZÓN AYMARA (1925)

Esta película en blanco y negro dirigida por Pedro Sambarino cuenta una historia ambientada en una hacienda ubicada entre nevados andinos. La trama aborda la tragedia de una muchacha nativa cuya relación matrimonial con su esposo se enrarece por sospechas de infidelidad, debidas al insistente acoso a la que es sometida, por el mayordomo de la propiedad.

Finalmente, con todos los suyos en contra, Lurpila es sometida a juicio, según las leyes ancestrales de los aymaras.

WARA WARA (1930)

Dirigida por José María Velasco esta es la película más representativa del cine silente boliviano, el guión fue escrito por Antonio Diaz Villamil y se ambienta en época de la conquista española, y refleja los contrastes culturales, emocionales, sociales y el sometimiento de un pueblo y las consecuencias de tal avasallamiento.

Wara Wara es hija un curaca llamado Calicuma y de Nitaya, vive en Hatum Colla, capital del Collasuyo, su vida cambia el día que conoce a un capitán español don Tristín De la Vega, esta relación amorosa, es claramente rechazada por la comunidad a la que pertenecen.

HACIA LA GLORIA (1931)

Esta película cuya dirección estuvo a cargo de gente como Mario Camacho, José Jimenez, Raul Durán y Arturo Borda, relata una historia cuyo argumento, relata los amores de una joven de la clase social alta con un Ministro de Guerra en plena época de la Guerra del Chaco. El niño nacido de esta relación es abandonado en el rio Choqueyapu, recogido luego por una pareja de campesinos que le enseñan los valores y tradiciones de la comunidad. El niño crece y decide emigrar a la ciudad donde conoce a una muchacha de la que se enamora y la vida del joven se ve marcada por su desconocida familia.

VUELVE SEBASTIANA (1953)

Dirigida por Jorge Ruiz y Augusto Roca este cortometraje retrata el diario vivir de una comunidad asentada en Carangas, en la ciudad de Oruro, en la etnia antiquísima llamada Chipaya. Sebastiana es la protagonista principal de la historia, es una niña pastora cuya curiosidad le lleva a salir de su comunidad y adentrarse en el pueblo vecino, el mundo prohibido y desconocido de los aymaras, un pueblo que antes los había sometido al aislamiento. En el hostil pueblo al pie del Tata Sabaya conoce un niño Aymara llamado Jesús con el que entabla amistad.

YAWAR MALLKU (1969)

Este clásico del cine nacional dirigido por Jorge Sanjinés este film denuncia la esterilización de mujeres campesinas por miembros del llamado Cuerpo de Paz, que fue finalmente expulsado de Bolivia. La imagen final muestra a un grupo de personas empuñando armas símbolo de rebeldía y lucha en contra de la opresión y división de clases, claramente reflejada en el film, la gente “pudiente” viviendo en casas llenas de lujo y riqueza mientras al pueblo solamente le queda la miseria en las villas alejadas. Es una denuncia social muy evidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario