jueves, 26 de mayo de 2011

Piratas del Caribe vuelven

Después de tanta espera de los fanáticos de Jack Sparrow, llegó la cuarta entrega de Pirates of the Caribbean con algunas satisfacciones y varias deudas.

“On Stranger Tides” relata la búsqueda que Sparrow lleva tras la Fuente de la Juventud y cuenta con la presencia de un impecable Pirata Barba Negra, interpretado por Ian Mc Shane, y el ya conocido Barbarrosa, de Geoffrey Rush.

Lo cierto es que de la trilogía original y sus componentes, poco le quedó a On Stranger Tides. Humor, originalidad, fantasía y aventura se conjugaron de forma única en las películas que dirigió Gore Verbinski, mientras que a la pieza a cargo de Rob Marshall le falta todo.

Si bien abundan las escenas de acción con un gran despliegue de producción, el efecto logrado no alcanza a la emoción de la lucha entre William, el capitán Norrington y Jack Sparrow por la llave que abría el Cofre de la Muerte. Los personajes fantásticos tampoco están siquiera cerca del aterrador Cracken o de los esqueletos vivientes detrás del Tesoro Azteca.

La interpretación que Johnny Depp hizo del mítico capitán Jack Sparrow dejó un sinsabor entre los seguidores que la calificaron de pobre y sin emoción, poco creíble. Tampoco apoyó lo suficiente el contrapunto de Deep en la trama, Penélope Cruz como la hija del Pirata Barba Negra. Su presentación dramática del personaje con logra la tensión romántica necesaria para sostener la película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario