jueves, 10 de marzo de 2011

“El complejo del MegaCenter logró cambiar la mentalidad de los paceños”

Servicios: Jordi Chaparro asegura que la ampliación de la infraestructura de Irpavi está asegurada. Se proyecta una pista de hielo para patinaje, un moderno taller de servicio automotriz y un bulevar para la noche. Es el cine más grande de toda América.

Jordi Chaparro José, presidente del directorio de la Compañía Grentidem, impulsor del proyecto de la construcción del MegaCenter La Paz, asegura que la inversión que desarrolla su empresa es una apuesta de largo plazo y que el complejo que erigió, si bien vale 24 millones de dólares, es un desembolso no se va a recuperar en siete u ocho años. Esta obra va vinculada a una mentalidad diferente a la de los bolivianos, en especial de los paceños, que se caracteriza por el pesimismo, pero cree que cambió esa actitud.

— ¿Qué es lo que siente cuando entra a este centro?

— En realidad, éste es el proyecto número 23 que he realizado. Es el más grande y el único con el que he tenido dificultades, sin duda ha sido el más difícil, por la nula ayuda de las autoridades como la continúa negación a que se realice, porque lo veían muy grande y difícil de realizarse. También los paceños lo veían con un temor especial, porque estaban acostumbrados a tener obras pequeñas, era como una reticencia a este tipo de edificaciones teniendo una multitudinaria competencia en Santa Cruz, como es el Aqualand y el Cine Center.

Pero resulta que nosotros venimos aquí con el objetivo de crear uno de los proyectos más enormes, y lo tenemos aquí, parece un sueño, pero conseguimos construir una obra cuatro veces más grande que en la capital cruceña. A estas alturas puedo ver que la gente de La Paz se siente orgullosa de esto, ésa es la satisfacción.

— A propósito, ¿son los paceños “cortoplacistas”?

— Los bolivianos, en general, son cortoplacistas. Siempre dije en mis discursos que el gran problema del empresario boliviano radica en que no se da cuenta de que tiene que ser arriesgado al momento de invertir su dinero y su tiempo, ya que no hay ayuda de los bancos ni de las autoridades por esta mentalidad. La inestabilidad y los conflictos de la economía hacen que quieran recuperar su inversión de la manera más rápida, tengo la impresión de que esa conducta viene desde siempre. Los bancos aquí prestan un monto de dinero y quieren recuperar su dinero en menos de tres años, en vez de dar un poco más de plazo, lo que ellos hacen es cobrar primero su capital y luego ir por los intereses. Hasta en el banco manejan así las cosas. Este comportamiento cambiaría si las autoridades e instituciones apoyasen de manera más amplia y decidida.

— ¿Alguna otra cosa que nos perjudica al momento de ser emprendedores?

— La mentalidad boliviana, específicamente la del paceño, es pesimista, nunca ve la parte positiva de las cosas y contra eso no se puede luchar; si alguien aquí te dice no, entonces es no, porque no hay forma de conseguir otra respuesta.

— ¿Por qué La Paz para este emprendimiento?

— El día que aterricé en Bolivia en 1999 tenía claro que el gran proyecto tenía que hacerse en La Paz. Aquí, si bien la gente es pesimista y está encerrada en su casa, es porque no tiene opciones de diversión y entretenimiento. Por eso van a Miami, les encanta visitar centros comerciales, y no tener modernidad les ocasiona un sentimiento de pesadumbre. Ahora el mapa ha cambiado, la afluencia masiva de la gente al complejo es porque encontró un espacio moderno del cual sentirse orgullosa. Puedo asegurar que en toda América no hay un cine de la magnitud de éste.

— ¿En algún momento sintió temor de seguir con este proyecto?

— A inicios de la edificación no sentí temor, pero sí quería dejar la obra por los muchos problemas que se presentaron en la etapa de construcción. Era una batalla sin fin. Intentamos que esto crezca y sea un lugar de encuentro de la ciudad. Yo siempre he dicho que el MegaCenter iba a cambiar la actitud social, y así es. Por ejemplo, cuando la otra noche salí a cenar a las once de la noche, había como unas cincuenta personas en el patio de comidas. Eso era impensable antes de hacer esta obra. Antes los paceños iban a Santa Cruz a disfrutar del Cine Center, ahora se sienten orgullosos de tener el cine más grande de Sudamérica.

— ¿Todo queda en esto o qué se viene a futuro?

— Por todo lo que ha ocurrido, vemos que el público paceño está identificado con su complejo y esto nos obliga a seguir invirtiendo y satisfaciendo las necesidades de la gente, por eso ampliaremos en 4.000 metros más el actual espacio, hemos empezado los trabajos, tendremos nuevos espacios, como una pista de hielo, un taller especializado de servicio automotriz y un bulevar de noche.

— ¿Hay proyectos en otras ciudades?

— Para seguir creciendo en cuanto a infraestructura en otros lugares necesitamos tener el apoyo de las autoridades, y si no existe este apoyo es complicado. El que más adelantado lo teníamos era Tarija, pero como esto no es como montar un taller y es más complejo, quedó parado. En Cobija también proyectamos hacer lo mismo, pero el factor climatológico es lo que nos afectó. Por ahora estamos esperando que todo esto se calme, mientras no haya esa calma, para mí se hace impensable pensar en otros proyectos.

La gente paceña necesita más espacios de entretenimiento.

PERFIL

Jordi Chaparro José: nació en Barcelona, España, es licenciado en Estudios Financieros del Instituto de Banca del Banco de España. Es Máster ISC en Folkstone, Inglaterra. Máster en Alta Dirección de Empresas IMD en Laussanne, Suiza, con título de posgrado de la Universidad de Harvard. Inició su actividad laboral a los 15 años en el Banco Popular Español como botones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario