lunes, 13 de diciembre de 2010

Tron: El legado, una aventura cibernética

Para este fin año, la apuesta fuerte de Disney en el séptimo arte lleva el título de Tron: El Legado, una aventura de tecnología desarrollada con asombrosos efectos en 3D. Esta segunda parte de Tron, se estrenará esta semana en las salas de todo el país, los productores esperan recaudaciones millonarias del film.

La Historia. En 1982, se estrenó Tron, una película que costó 17 millones de dólares, recaudó 33 millones. El film tenía como protagonista a Kevin Flynn (Jeff Bridges), un ingeniero de software, que se introdujo como hacker en un programa de computación, toda una novedad para la época. Si bien, la producción no fue un gran éxito de taquilla, generó todo un culto a su alrededor, inspiró la creación de un videojuego, su propio programa de televisión y ahora tiene su secuela, Tron: El Legado.

Lo Nuevo. La segunda parte de Tron, promete un mundo digital diferente a todo lo visto hasta ahora en el cine.
En la historia Sam Flynn (Garret Hedlund), un rebelde joven de 27 años, es atormentado por la misteriosa desaparición de su padre, Kevin Flynn, quien fue tiempo atrás conocido mundialmente como el máximo desarrollador de videojuegos.
Cuando Sam va tras las pistas de una extraña señal que sólo pudo ser enviada por su padre desde Flynn Arcade es absorbido por el mundo digital en el que ha estado viviendo su padre, Kevin Flynn los últimos 20 años.
Junto con la intrépida guerrera Quorra (Olivia Wilde), padre e hijo se embarcan en un viaje de vida o muerte a través de un mundo cibernético visualmente asombroso y plagado de peligros: un universo creado por Kevin que se ha vuelto mucho más de avanzada; con vehículos, armas y paisajes nunca antes imaginados y con un despiadado villano que está dispuesto a todo para impedir que se escapen. La película es la gran apuesta de Disney para este fin de año.

170 millones de dólares es la inversión que realizó Disney en la producción de esta película.

Es un mundo cibernético visualmente asombroso

con vehículos, armas y paisajes nunca antes imaginados

No hay comentarios:

Publicar un comentario