domingo, 12 de diciembre de 2010

El objetivo es pasar de ser sala de estrenos a centro cultural

Para detener la crisis que atraviesa la Cinemateca Boliviana, Marcos Loayza y Mela Márquez anuncian el desarrollo de un cambio de enfoque en la administración del archivo, control estricto sobre lo que se exhibe y la realización de proyectos financiados por entes externos.

“La Cinemateca debe ser más que un conjunto de salas de estreno. Es un centro cultural y tenemos que manejarlo como tal”, enfatizó Loayza, mientras que Márquez indicó que se planea aumentar el número de actividades paralelas a las proyecciones de las películas.

Este cambio, que según los dos cineastas ya está en proceso, incluye la realización de cursos nacionales e internacionales sobre cine, talleres, presentaciones teatrales, exposiciones de arte y otros.

Asimismo, se planea conseguir financiamiento para proyectos que involucren a una parte específica del personal que, de esta manera, dejaría de depender de la taquilla para su mantenimiento. Entre estos planes está el plan “Imágenes de Bolivia en el Exterior”, que consiste en recuperar la filmografía sobre el país que está en el extranjero, además de la restauración de las primeras cintas nacionales guardadas en el archivo.

Por otro lado se buscar crear un espacio para niños y jóvenes. “Queremos ofrecer cine de calidad para niños, con el fin de formarlos y crear un público futuro”, adelantó Loayza. Márquez indicó que, desde esta semana, habrá cada cierto tiempo fiestas temáticas relacionadas con el cine. El viernes 17 se comienza con Viendo Estrellas, referente a las cholitas luchadoras, se tendrá documentales y un espectáculo en vivo.

Pero la medida más drástica es la de abandonar los estrenos taquilleros y el de evaluar las producciones nacionales antes de su proyección. “La Cinemateca no debe competir con las multisalas. Debemos enfocarnos en ofrecer un cine diferente, el cine de los premios Oscar, Cannes, Berlín, cine arte y no dejar que la venta de entradas determine nuestras acciones”, determinó la directora de la institución.

Los tres últimos directores

-Vanessa De Britto fue directora desde 2004 hasta marzo de 2008. En su gestión se inauguró el nuevo edificio.
-Antonio Eguino asumió en 2007. Terminó en junio. En su gestión todas la cintas nacionales se estrenaron en la Cinemateca.
-Mela Márquez dirige desde septiembre. La Cinemateca recibió un premio por la restauración de Wara Wara.

Evaluarán el cine nacional

“Hemos creado una comisión que evaluará las películas bolivianas para determinar su calidad y ver si serán exhibidas”, reveló Márquez. La directora de la Cinemateca explicó que no se trata de censurar, sino de “darle al público el debido respeto”. Márquez y Loayza coincidieron al indicar a las malas cintas nacionales como parte de las causas de la crisis en las salas.

“Hay una amplia producción boliviana en los últimos tiempos, no toda buena. Pero, al ser nacionales debíamos exhibirlas y eso, cuando la cinta fue muy mala, nos perjudicó. Perdemos ingresos en taquilla y, para el colmo, tenemos que organizar nosotros la premier. Eso se acabó. Las mostraremos siempre que cumplan requisitos de calidad en sonido, imagen y en guión”, advirtió la cineasta.

Ofertas para el fin de año

Para las fiestas de Navidad y Año Nuevo la Cinemateca alistó tres ofertas para su público. La primera es la realización de la primera fiesta filme, denominada Viendo las estrellas. Este evento, que se celebrará el viernes 17 de diciembre, es complementario a un ciclo de cine sobre las Mamachas del ring, las cholitas luchadoras.

La velada estará animada por espectáculos en vivo y la participación de DJ locales y de la Saya Afroboliviana. El costo es de Bs 50. La segunda oferta es la realización del festival de cortos bolivianos que se desarrolla ahora. Finalmente se ofrecerá una “caja de cine” con una selección de DVD de cintas nacionales, firmadas por sus directores, libros de Luis Espinal, una botella de vino y un chocolate especial. El costo será de $us 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario